Claves

CLAVES: El Pacto de estabilidad

ANTECEDENTES

Adopción del Pacto de estabilidad y crecimiento: En 1996, El Consejo Europeo invitó al Consejo de Economía y Finanzas (ECOFIN) a elaborar una Resolución sobre el Pacto de estabilidad, que fue adoptado por el Consejo Europeo de Amsterdam, celebrado en junio de 1997.

Objetivos: El Pacto de estabilidad y crecimiento atesora cuatro objetivos fundamentales:

· Prevenir la aparición de un déficit presupuestario excesivo en la zona euro tras la entrada en la tercera etapa de la Unión Económica y Monetaria ­fase en la que se introdujo el euro como moneda única y se fijo irrevocablemente la paridad entre éste y las distintas monedas nacionales-.

· Garantizar una gestión sana de la hacienda pública en la zona del euro, con el fin de evitar que una política presupuestaria laxa de un Estado miembro penalice a los otros a través de los tipos de interés.

· Obtener la confianza en la estabilidad económica de la zona euro.

· Garantizar una convergencia sostenida y duradera de las economías de los Estados miembros de la zona del euro.

PRINCIPIOS

Supervisión multilateral: Para acordar su situación económica y financiera, los Estados miembros de la zona euro presentan un programa de estabilidad, que contiene los objetivos de la hacienda pública a medio plazo y se actualiza cada año. Cualquier desvío de la hacienda pública puede ser objeto de una recomendación del Consejo, que puede hacerse pública.

Orientaciones generales de las políticas económicas: Los Estados miembros deben orientar su política económica según estas recomendaciones. La Comisión elabora cada año un informe sobre su aplicación.

APLICACIâN

Adaptación del Pacto de estabilidad y crecimiento: La Comisión Europea está encargada de supervisar la aplicación del Pacto de estabilidad y crecimiento. Si existe la posibilidad de que un Estado miembro incumpla sus obligaciones en materia de política económica, el Consejo, basándose en una recomendación de la Comisión, puede dirigir una recomendación especifica al Estado considerado.

· El valor de referencia del 3% del PIB para el déficit presupuestario es el eslabón central del marco reglamentario del Pacto de estabilidad y crecimiento. Si el Consejo constata un déficit excesivo, envía recomendaciones al Estado miembro en cuestión para que adopte medidas con el fin de acabar con esa situación. Si el Estado miembro no se ajusta a estas recomendaciones o no adopta medidas destinadas a remediar la situación, el Consejo puede imponerle sanciones, que toman en primer lugar la forma de un depósito sin intereses en favor de la Comunidad. El depósito se convierte en principio en multa si en los dos años siguientes no se corrige el déficit excesivo.

· La obligación de llegar a presupuestos equilibrados o con superávit no se pone en entredicho.

· La fecha fijada para alcanzar el equilibrio presupuestario no debería retrasarse de nuevo sin llegar a un compromiso preciso en materia de saneamiento presupuestario.