Pacto de Estabilidad

La Comisión no recurrirá el incumplimiento del Pacto de Estabilidad

La Comisión Europea ha lamentado hoy, nuevamente, la decisión de los ministros de Finanzas de la Unión Europea (UE) de suspender los procedimientos de sanción contra Alemania y Francia por sus elevados déficit, pero no ha querido denunciar el acuerdo ante el Tribunal de Justicia. Sin embargo, el debate extraordinario que ha mantenido hoy el organismo ha concluido sin que el Ejecutivo comunitario adoptara ninguna decisión relativa a eventuales "acciones legales" al respecto.

En una declaración institucional distribuida a los medios, el presidente de la Comisión, Romano Prodi, ha afirmado que los ministros "no pueden usar medidas 'ad hoc' para suspender o enmendar el Pacto (de Estabilidad) cada vez que juzgan que sus disposiciones son demasiado estrictas o inoportunas". "No puede haber reglas 'a la carta'. Todos tenemos que jugar con las reglas del Tratado y del Pacto", añade el comunicado.

Prodi ha considerado, por otro lado, que "los hechos de ayer indican claramente que la situación actual ya no es satisfactoria" y ha anunciado que la Comisión preparará "una iniciativa para un mejor gobierno económico en la Unión". "Los pequeños progresos hechos en la Convención en este ámbito no deberían ser cuestionados sobre la base de intereses nacionales o de corto alcance", ha advertido.

El Consejo acordó el martes, con el voto en contra de España, Holanda, Finlandia y Austria, desautorizar a la Comisión y no pasar a la siguiente fase de los procedimientos de déficit excesivos abiertos contra las dos primeras economías europeas por mantener tres años consecutivos en "numeros rojos" sus cuentas públicas. La decisión ha supuesto un duro golpe para la Comisión, ha erosionado todavía más la credibilidad del Pacto alcanzado en 1997 para garantizar la estabilidad del euro y ha dividido a los socios de la UE en vísperas de importantes decisiones sobre la futura Constitución europea.