EDITORIAL

La apuesta de Iberia

Iberia ha comprendido que no puede permanecer pasiva ante el proceso de concentración que se avecina en el mundo de las aerolíneas. Quiere estar en primera fila cuando empiece el baile. Por ello, y aprovechando su buen momento de resultados y salud financiera, se ha decidido a poner las bases de la apuesta por el futuro. En primer lugar, quiere sacar todo el jugo posible a la alianza con British Airways. De momento, en cuanto tengan el plácet de Bruselas, fusionarán gran parte de sus rutas. Una fusión operativa que puede ser el germen de algo más, sobre todo si otras experiencias, como la unión de Air France y KLM, concluyen con éxito. Pero los planes de Iberia no acaban ahí. La empresa que preside Fernando Conte está dispuesta a reforzar su posición en el mercado interior y hacerse con Spanair. Una estrategia ambiciosa, no cabe duda, pero vital si se quiere jugar en la primera división del negocio del transporte aéreo.