Anuncio

El salón tecnológico Comdex pierde atractivo para el sector

La feria tecnológica más importante de EE UU pierde lustre. El Comdex de Las Vegas ha reunido menos empresas que en ediciones pasadas y ha bajado de los 200.000 visitantes del año 2000 a los 50.000 que ha recibido esta semana. Entre los anuncios más notables, el de HP de entrar en el negocio de las copiadoras.

La compañía que preside Carly Fiorina quiere seguir creciendo en su negocio de impresión, su particular joya de la corona. Por eso no deja escapar oportunidades. Vyomesh Joshi, vicepresidente de este área, valora en 24.000 millones de dólares la oportunidad comercial que ofrecen las copiadoras.

Así, ha presentado una línea de productos corporativos, descritos como 'impresoras multifuncionales', que combinan los trabajos de copiar e imprimir. Con ellas espera arañar cuota de mercado para llegar al 10% en 36 meses, según Joshi.

HP ya tiene preparados y en venta varios modelos de estas copiadoras multifuncionales que mostró en un acto paralelo al celebrado en Comdex. 'Con esta irrupción estamos transformando la industria de las copias', dijo Joshi. Lexmark, Xerox, Ricoh y Canon compiten por este mercado multifunción ya que los sistemas de impresión se integran cada vez más en las redes de trabajo de las empresas. Los analistas creen que HP tiene más experiencia en este campo y muchos medios para desarrollarlo.

Otro figura que ha pasado por Comdex ha sido el presidente de Sun Microsystem, Scott McNealy, que resaltó el lunes 'las brillantes perspectivas' de la empresa a pesar del mal momento que vive el sector.

Precisamente, la crisis ha restado brillantez al encuentro. La propia Sun, Oracle y HP han mantenido una presencia testimonial; aunque es notorio que Dell, que no estaba en Comdex desde 1997, lo ha hecho este año. De los 1.100 expositores del año pasado, los organizadores han conseguido reunir sólo a 500 en esta ocasión. Tampoco se superan las cuotas de público de 2000 (200.000 personas), quedando la suma en unos 50.000 visitantes.

Comdex ha puesto de relevancia que la de la seguridad es una de las cuestiones más acuciantes. Los expertos se han centrado especialmente en este problema y concretamente en el desarrollo de los filtros contra el correo electrónico. La madurez de la tecnología inalámbrica de acceso a Internet, Wifi, también ha ocupado decenas de expositores. Este tipo de solución, popular ya en EE UU, se ha visto aupada por la rebaja de precios y las mayores garantías para la protección de datos.

A pesar de que los organizadores hacen hincapié en que Comdex es una muestra de tecnologías de la información, la entrada de empresas como Dell en el área de productos de consumo son las que mayor impacto han tenido entre los visitantes. Nuevas televisiones, DVD y cámaras digitales han sido también protagonistas tanto por las novedades como por el interés de los gigantes del hardware por abrirse camino en ese segmento.

Recortes de un 30% en los gastos de impresión

Las empresas afrontan unos costes de impresión anuales por empleado de 800 dólares. Al parecer, HP puede ayudar a reducirlos un 30%. 'Las políticas tecnológicas de las empresas tienen que mejorar y eso es lo que tratamos de impulsar'. El discurso de Joshi coincide con el de la consultora Gartner, cuyo analista, Peter Grant, aseguraba en Las Vegas que 'las flotas de faxes, impresoras y copiadoras en las que hay una mala gestión representan una oportunidade de recorte de costes de las empresas'. Según Grant, esto redunda en un aumento de la productividad.

Siguiendo con las rebajas, HP presentó el Bolígrafo Digital y el llamado Smart Paper, una solución para reducir el trabajo de los formularios. Se trata de un bolígrafo con lector óptico incorporado que identifica la escritura sobre un papel especial. El bolígrafo digital se conecta con la red a través de un puerto USB y registra digitalmente los datos de los formularios. Para empresas como FedEx, la rentabilidad de la inversión en estos bolígrafos (200 dólares por unidad) se alcanza en menos de seis meses. HP calcula que escanear estos formularios tiene un coste de 90 centavos y con el sistema que propone se queda en 20.