Coyuntura

Greenspan advierte del problema del proteccionismo y quita importancia al déficit

El déficit por cuenta corriente de Estados Unidos todavía no daña a la economía de este país, pero sí hay un peligro de "proteccionismo creciente", según ha comunicado hoy el presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan.

Greenspan ha señalado que ¢la globalización creciente ha fomentado un grado de flexibilidad internacional que abre la posibilidad de una resolución benigna al actual déficit por cuenta corriente de EEUU, que ha continuado ensanchándose en los últimos dos años". Ha agregado que el déficit externo ¢se contrajo modestamente durante nuestra leve recesión de 2001 y volvió a subir hasta el nivel sin precedentes del 5% de nuestro Producto Interior Bruto a comienzos de año".

"El persistente déficit por cuenta corriente es una preocupación creciente porque se suma a la deuda externa pendiente que podría hacerse cada vez más difícil de financiar", según Greenspan. Así, el presidente del banco central estadounidense ha sostenido que "si se

permite que avance la globalización y se establezca un sistema financiero internacional aún más flexible, la historia sugiere que los desequilibrios de la cuenta corriente se disiparán con pocos trastornos". "Y si otras monedas, tales como el euro, emergen para compartir

el papel del dólar como moneda de reserva global, ese proceso también probablemente será benigno", ha agregado Greenspan.

Proteccionismo creciente

El presidente de la Fed ha advertido que actualmente hay "algunas nubes de proteccionismo emergente que se han hecho cada vez más visibles en el horizonte". "A lo largo de los años los intereses que han estado protegidos han bregado para impedir los cambios económicos", ha apuntado Greenspan. "Frente a las poderosas fuerzas de la competencia en el mercado virtualmente todos esos esfuerzos han fracasado".

El gobierno del presidente George W. Bush, que ya está envuelto en una disputa internacional por las tarifas al acero, acaba de imponer ahora aranceles a las importaciones de algunos productos textiles de China. Asimismo, en las negociaciones sobre comercio internacional EEUU ha chocado con otros países por el mantenimiento de los elevados subsidios a los productores agropecuarios norteamericanos.