Medidas

El gobierno argentino interviene su servicio de correos y anuncia que lo volverá a nacionalizar

El Gobierno de Néstor Kirchner ha rescindido el contrato por el que se había otorgado la concesión del servicio postal al Correo Argentino, dispuso la intervención de la compañía que prestaba el servicio y ha anunciado que se convocará una nueva licitación en 180 días.

El jefe de gabinete, Alberto Fernández, ha afirmado que el presidente Kirchner había tomado la medida anunciada debido a que "se han comprobado muchos incumplimientos y un deterioro en la calidad de servicio". Se trata de la primer empresa privatizada que el Gobierno decide volver a nacionalizar, aunque sea de forma transitoria, desde que Kirchner llegó a la Presidencia el 25 de mayo pasado. El Ejecutivo mantiene un enfrentamiento con las compañías de servicios públicos que reclaman una actualización de las tarifas.

Fernández ha explicado que el presidente ha dispuesto, a través de dos decretos, "rechazar todas las presentaciones que la sociedad anónima Correo Argentino había realizado ante el Poder Ejecutivo Nacional en concepto de reclamos, recursos y o reclamos de toda naturaleza respecto del contrato de concesión del servicio postal". "Después del rechazo, y por el decreto 1.075, el Poder Ejecutivo Nacional dispuso rescindir, por culpa del concesionario, la concesión del contrato que habían firmado y, en consecuencia, retomar transitoriamente el servicio de correo por parte del Estado", ha añadido.

La privatización de la empresa estatal de correos fue una de las últimas que se realizó durante la presidencia del peronista Carlos Menem (1989-1999), cuando fueron vendidas la mayor parte de las empresas estatales. La compañía fue agregada a un conjunto de empresas lideradas por el Grupo Macri, con fuertes intereses en el sector de la construcción. Uno de los hijos de Franco Macri, presidente del grupo, es Mauricio Macri, actual presidente del Boca Juniors y ex candidato a alcalde de la ciudad de Buenos Aires.