EDITORIAL

Importantes avisos del FMI

El vicepresidente primero, Rodrigo Rato, y el secretario de Estado de Economía, Luis de Guindos, se congratularon ayer del 'respaldo importante' que, en su opinión, otorga el FMI a la política económica del Gobierno. Sin embargo, el documento incluye advertencias serias sobre el modelo de crecimiento económico español que no deben caer en saco roto.

Además de la preocupación por el alto endeudamiento de las familias y los peligros de la burbuja inmobiliaria, un asunto que ya está siendo ampliamente debatido por las fuerzas políticas y económicas del país, el Fondo cuestiona un modelo de crecimiento que depende casi exclusivamente del consumo privado y la inversión en construcción. Para que la bonanza económica sea sostenible a largo plazo, el organismo cree prioritario reorientar el modelo para que la exportación y la inversión, sobre todo en bienes de equipo, sean los principales motores del crecimiento.

El Fondo alerta también sobre la 'competencia insuficiente' de algunos mercados como la distribución, las deficiencias del modelo de negociación colectiva y un persistente diferencial de inflación que está mermando la competitividad de la industria española frente a los socios de la zona euro.

En un modelo administrativo cada vez más descentralizado, el FMI echa en falta una información fiscal más completa y actualizada por parte de las comunidades autónomas. Y se queja de la creciente opacidad sobre el gasto en infraestructuras debido a la proliferación de fórmulas de financiación alternativas. Dos inquietudes que, en esencia, cuestionan la fiabilidad de los datos presupuestarios según los cuales España no sólo ha alcanzado el déficit cero sino, aparentemente, superávit presupuestario.