Hipotecas

El Banco de España insiste en la necesidad de endurecer la concesión de hipotecas

El Banco de España advirtió ayer a las entidades financieras sobre los peligros que entraña su actual política crediticia, con tasas de crecimiento de hasta el 30% en junio pasado, y abogó por un mayor control en la concesión de préstamos.

En su Informe de Estabilidad Financiera, la autoridad monetaria señala que 'hay que reiterar la necesidad de una estricta política de admisión, concesión y seguimiento del crédito, recordando que, en anteriores ciclos económicos, el crecimiento muy elevado del crédito se tradujo en sustanciales aumentos de la morosidad'.

Aunque el informe se refiere al conjunto de la inversión crediticia, cuyo aumento se ha acelerado en el primer semestre, la principal preocupación surge del sector inmobiliario, si bien el ritmo del crédito a particulares se desaceleró en el primer semestre. En este periodo, el volumen de las hipotecas creció el 22,5%. Pero sólo en junio pasado, 'el crédito a la construcción y promoción inmobiliaria ha continuado acelerándose, hasta una tasa del 30% en junio de 2003', según el informe.

El informe semestral de la institución advierte sobre una 'gradual y ordenada' bajada de los precios de la vivienda

Asimismo, el trabajo del organismo supervisor advierte de que existe el riesgo de que se produzca una 'gradual y ordenada' bajada de los precios de la vivienda, al igual que la registrada a comienzos de la década pasada, ya que en este momento están 'sobrevalorados'.

Endeudamiento

Al mismo tiempo que lanza estas advertencias, el Banco de España recuerda que el actual nivel de morosidad de las entidades financieras españolas es muy bajo. El volumen de créditos de cobro dudoso se ubicó en el primer semestre en unos 8.000 millones de euros, tras experimentar un aumento muy inferior al de semestres anteriores.

En este punto, la preocupación del informe semestral se centra en el peligro potencial de los mayores niveles de endeudamiento de los hogares españoles. La buena marcha de la economía en los últimos años, con el crecimiento del empleo y el descenso de los tipos de interés, ha impulsado un alto compromiso de las familias con las entidades debido al gran crecimiento experimentado por los precios de las viviendas y la fuerte demanda de crédito para este fin. En este sentido, el informe puntualiza que 'el buen comportamiento relativo de nuestra economía en el periodo reciente no debe ocultar que los riesgos a medio plazo persisten'.

Durante la primera mitad del año, el crédito a las familias aumentó un 15,5%, frente al 15% del semestre anterior, lo que junto al crecimiento más moderado en estas rentas provocó un incremento de la tasa de endeudamiento, que ha llegado a ubicarse en el 87%.

En el caso de las empresas, la concesión de préstamos subió un 13,6% en el primer semestre de 2003, principalmente por la demanda de pymes. Al 30 de junio, la tasa del endeudamiento empresarial era del 381,9%. De conjunto, excluyendo la financiación a la vivienda, a la construcción y a la promoción inmobiliaria, la inversión crediticia se ha acelerado en todo el semestre tanto para empresas como para personas físicas, en línea con el aumento del PIB español, de acuerdo con el informe del Banco de España. El volumen de crédito podría estar superando la prudencia que exige el leve incremento del producto.