Recuperación

Dell saca partido del tirón tecnológico de las empresas

Optimismo, pero con unas gotas de cautela, ese parece ser el sentimiento generalizado en Dell estos días. Y es que, tras la dura crisis vivida, parece que muy pocos se atreven todavía a lanzar las campanas al vuelo, señala el presidente de la compañía en Europa, Paul Bell. Pero el optimismo parece justificado, al menos para Dell. La firma acaba de presentar los resultados correspondientes a su tercer trimestre fiscal en el que logró un espectacular crecimiento en las ventas de sus sistemas para empresas, que se incrementaron un 32%, lo cual es interpretado por Bell como un signo de recuperación de las inversiones en tecnología por parte de las compañías, tras varios años de penuria. La consultora Gartner también ha apreciado las mismas señales positivas y en su último informe señala que el gasto en tecnología de las empresas aumentará un 5,4% en 2004.

Según Paul Bell, su empresa ha afrontado mejor la recesión que la mayoría de sus rivales gracias a un modelo de negocio que se sustenta en la venta directa sin intermediarios, la fabricación bajo demanda y la inexistencia de inventario, lo que le da mayor flexibilidad para adaptarse a los cambios y le permite mantener los costes a raya. Entre julio y septiembre Dell incrementó su beneficio neto un 21% hasta 570 millones. Las ventas aumentaron un 16% y se situaron en 9.976 millones. Además, la compañía espera un crecimiento del 25% en el número de unidades vendidas en el cuarto trimestre. Dell mantiene su objetivo de facturación para el conjunto del año de 34.188 millones, con un crecimiento del 15%.

La firma tejana, creada hace casi dos décadas por Michael Dell, es ahora la primera firma mundial en el mercado de PC, en reñida batalla con Hewlett- Packard (HP), que en los últimos meses está recrudeciendo aún más la guerra de precios. La feroz competencia en el sector y las constantes rebajas provocaron una subida en los costes operativos de Dell del 9,6% en el tercer trimestre.

Pese a haber popularizado su imagen como una empresa de PC de consumo, sólo un 15% del negocio de Dell procede de este segmento. La firma es además la segunda compañía mundial en el área de servidores de gama alta para empresas, casi todos basados en Linux.

Diversificación y expansión geográfica

Dell sorprendió al sector el pasado mes de marzo con la entrada en el mercado de impresoras. Pero Paul Bell dice que es un complemento natural del negocio de la compañía. La sorpresa debió ser especialmente desagradable para HP, ya que hasta ese momento Dell era una de las principales distribuidoras de sus impresoras de consumo, terreno en el que ahora ambas firmas rivalizan. Desde marzo, Dell ha vendido un millón de impresoras de inyección de tinta y prevé un crecimiento del 80% entre el tercer y el cuarto trimestre.

Pero este no es el único terreno en el que la empresa se ha aventurado. Dell ha empezado a vender reproductores portátiles de MP3 y parece estar dispuesta a fabricar hasta televisores, todo ello con su particular sistema de producción bajo demanda. La firma sigue además con sus planes de expansión geográfica, sobre todo, en Asia. Paul Bell se muestra especialmente orgulloso de los resultados en China. 'Hemos crecido un 77% en el último año y somos ya el mayor fabricante de ordenadores no chino en el país', subrayó.

Siete años en la firma

Paul Bell, presidente de Dell en Europa, entró en la firma en 1996. Nació en Filadelfia hace 43 años. Está casado y tiene dos hijas. Bell se muestra satisfecho con el crecimiento de Dell en Europa, sobre todo en Francia, Alemania y Reino Unido. España ocupa el quinto puesto en el negocio europeo del grupo.