æscaron;ltima

Portugal se convierte en el primer hincha de la selección española

España, que se enfrenta a la eliminatoria para la Eurocopa de Fútbol de Portugal de 2004, cuenta con un apoyo inesperado. Ignorando la rivalidad que se remonta a hace casi 900 años, los portugueses están animando a sus vecinos ibéricos. El presidente de Portugal, líderes empresariales y responsables de fútbol esperan que España salga victoriosa en esta eliminatoria a doble partido contra Noruega, que se disputará el sábado y el miércoles próximos.

Dado que los 10 estadios donde tendrán lugar los encuentros en 2004 se encuentran a unos 200 kilómetros de distancia de España, un equipo español podría atraer decenas de miles de seguidores más que Noruega. Ello impulsaría el turismo durante el declive económico para un país que se ha gastado 400 millones de euros en estadios. Cerca de unos seis millones de españoles visitan Portugal todos los años, la mitad del volumen de turismo internacional. 'Esperamos que España gane a Noruega'', dijo en una entrevista Luis Alves de Souza, presidente de la Asociación Portuguesa de Hoteles, que representa a 400 hoteles. 'No cabe duda de que sería bueno para el turismo''.

La rivalidad ibérica se remonta a 1128, cuando el primer rey de Portugal, Afonso Henriques, derrotó a las tropas de su madre y fundó un país a partir del reino de León. La enemistad continuó cuando Portugal perdió su independencia de España entre 1580 y 1640. Desde entonces este distanciamiento se ha diluido en una competitividad 'sana' en deportes como el fútbol, dijo De Souza. En la actualidad España es el mayor socio europeo de Portugal, y en los seis primeros meses del año acaparó el 27% de las exportaciones europeas portuguesas.

Sólo en turismo, Portugal podría ingresar 262 millones de euros al acoger el segundo campeonato más seguido en este deporte después de los Mundiales, según un estudio de la UEFA. Los organizadores vendieron un 39% de las 1,2 millones de entradas en la primera semana en octubre. Los ingresos por publicidad podrían alcanzar los 290 millones de euros, aseguró la organización.

Pero las cifras caerían sin la presencia de España. A pesar de ocupar el tercer puesto en el mundo, el historial español destaca por no conseguir buenos resultados. Nunca ha ganado los Mundiales y no se ha hecho con la Copa de Europa desde 1964. La mala racha continuó cuando quedó eliminada en la clasificación directa de la Eurocopa, por lo que se ve obligada a enfrentarse con Noruega. El primer partido se celebrará en Valencia y el segundo en Oslo.

El presidente de Portugal, Jorge Sampaio, aguarda el resultado. 'Esperamos que España esté presente por la economía y por nuestra amistad'', declaró Sampaio a TVE. El precedente favorece a los escandinavos. La casa de apuestas William Hill hace de España el gran favorito con apuestas de 8/1, y para Noruega de 7/2.

La participación de España también podría ser un estímulo para los restaurantes y las tiendas en un momento en que la economía necesita un impulso, según Antonio Soares Neto, director de la Asociación de Comerciantes y Servicios de Lisboa, que representa a 8.000 empresas. La economía española crecerá un 2,3%, mientras la lusa se contrae un 0,8%, según previsiones de la Comisión Europea publicadas el mes pasado. 'Esperamos que el campeonato cree un efecto dominó para la economía'', dijo Neto. 'Para la dinámica de la competencia es importante que España se clasifique''.

A pesar de que no todos los portugueses han manifestado su preferencia por la victoria española o noruega, el máximo responsable de fútbol del país luso no dejó lugar a duda. 'No debería tener preferencias'', dijo Gilberto Madail, presidente de la federación de fútbol portuguesa. 'Pero no voy a disimularlo: sería importante para España estar en la Eurocopa de 2004''.

'Esperamos que España esté presente en la competición por la economía y por nuestra amistad'', afirma Jorge Sampaio, presidente del país