Fusión

El 10% de la plantilla formada del Barclays y el Zaragozano será prejubilada en un año

Las juntas generales de accionistas de los bancos Barclays y Zaragozano aprobaron ayer la fusión de ambos, que entrará en vigor el próximo 1 de enero, uno de cuyos primeros efectos será la prejubilación y baja voluntaria de alrededor de 350 empleados de la plantilla unificada.

'Estamos en la fase de negociación de la prejubilación y algunas bajas voluntarias de un 10% de los 3.450 empleados de los dos bancos fusionados y que afectará a los trabajadores de entre 55 y 57 años', dijo ayer una fuente sindical directamente vinculada a las conversaciones.

Si bien existen algunas divergencias sobre las condiciones finales de los retiros, la fuente señaló que 'será un proceso que se desarrollará a lo largo de un año y no significa que la plantilla se reduzca en esa proporción, ya que pueden producirse contrataciones de nuevos empleados de menor edad'.

Los portavoces de la entidad fusionada confirmaron la existencia de negociaciones con los sindicatos, aunque no dieron detalles sobre su contenido, 'pues los empleados deberán conocer el resultado de esas conversaciones a través del banco y no de la prensa'.

Tras las reuniones de hoy, que fueron sólo formales, ya que el Barclays controla más del 99% del capital del Zaragozano, las acciones de esta entidad dejarán de cotizar en la Bolsa la semana próxima.

La fusión se ha acordado con ampliación de capital de Barclays Bank de 840.163,50 euros, mediante la emisión de 50.109 acciones con un valor nominal de 1,5 euros, la cifra necesaria para atender el canje de las acciones del Zaragozano, según un comunicado difundido por ambas entidades.

Asimismo, las juntas, realizadas en Madrid y Zaragoza, acordaron acogerse al régimen de consolidación fiscal de ambas entidades, que formarán parte del grupo Barclays España.

El canje de las acciones del Zaragozano por las del Barclays se realizará en el plazo que marquen los anuncios que se publicarán una vez que la fusión se haga efectiva el 1 de enero.

La unificación da lugar a la creación del sexto grupo bancario español, en función de sus activos, al tiempo que incrementa la presencia de Barclays en banca comercial y de particulares. La combinación de las actividades de ambas entidades permitirá sumar dos segmentos de negocios complementarios y, de esa manera, crear una plataforma de distribución en toda España. El nuevo banco espera triplicar así el número actual de oficinas del Barclays y, en forma proporcional, su actual base de clientes.

Adiós a un banco con 93 años de historia

Si bien el Zaragozano continuará funcionando como marca y red bancaria propia dentro del grupo Barclays, es un hecho que la fusión aprobada ayer pone punto final a la existencia independiente del undécimo banco de España con una historia casi centenaria. Fundado en 1910, el Zaragozano cuenta con 361 sucursales en los principales núcleos urbanos y rurales de España, con especial incidencia en Aragón, Cataluña y Madrid. Ayer, su hasta ahora presidente, Felipe Echevarría, consideró que este acuerdo 'será beneficiosa para los accionistas' de la entidad. Aunque reconoció el final del Zaragozano de capital español, vaticinó que 'con la llegada de 2004 nacerá un nuevo banco, resultante de la fusión, con un gran porvenir'. Echevarría dejará su cargo cuando concluyan los trámites de la absorción.