Resultados

Antena 3 salvará a Telefónica de las pérdidas en el cuarto trimestre

A largo plazo, la regulación de empleo de Telefónica de España resultará muy beneficiosa para las cuentas del grupo, pero a corto y, sobre todo, en este cuarto trimestre es netamente negativa. Telefónica ha concentrado el grueso de los 15.000 despidos previstos en cinco ejercicios entre octubre y diciembre, lo que tendrá un impacto neto de impuestos de 894,5 millones en el periodo.

Para encontrar un trimestre en el que Telefónica ganara más de 900 millones de euros hay que remontarse al año 2000, cuando las plusvalías por la salida a Bolsa de Móviles dispararon el beneficio neto. Con estos precedentes, era bastante probable que el coste del ERE llevase a Telefónica directamente a pérdidas en el cuarto trimestre de este ejercicio.

Pero será justo en ese momento cuando las plusvalías por la venta del 25,1% de Antena 3 a Planeta lleguen a las arcas de la operadora. La transacción se anunció en abril y se materializó en junio, pero las ganancias llegan ahora, cuando la operación se ha completado con la salida a Bolsa de la cadena. Serán unos 350 millones, según aseguró ayer el presidente de Telefónica, César Alierta, a los analistas, y servirán para compensar en parte el impacto de la regulación de empleo.

ANTENA 3 2,49 0,57%

Además de Antena 3, también llegarán plusvalías en el cuarto trimestre por la venta de edificios, que en el año han reportado 166,1 millones de ganancias, de las que 45,8 millones se produjeron entre julio y septiembre.

Y antes de finalizar 2003, Telefónica ingresará asimismo plusvalías por la venta del 4,14% que le queda de Antena 3 y del que tiene que deshacerse antes de fin de mes. Las ganancias, en este caso, serán mucho menores. La operadora ha conseguido que casi la totalidad del precio de venta a Planeta fueran plusvalías, ya que el valor de compra de ese paquete fue muy bajo y buena parte está amortizado. Este último 4,14% tiene un coste de adquisición mucho más alto, así que las plusvalías serán menores.

Alierta también anunció a los inversores que no van a pujar por la brasileña Embratel porque la legislación no lo permite y que dos tercios de las inversiones anunciadas en Argentina están dedicados a negocios no regulados.