Comunicado

Las cajas 'ven con inquietud' las iniciativas regionales para controlar su obra social

Las cajas de ahorros han querido dejar claro ayer en un comunicado su inquietud ante las cada vez más frecuentes iniciativas de los Gobiernos autónomos por controlar los fondos de la obra social de estas entidades financieras. La última comunidad autónoma en aprobar una norma para planificar la obra social de las cajas ha sido Cataluña.

'La comisión de la obra social de las cajas ve con inquietud que puedan prosperar iniciativas legales que tengan como finalidad recortar una independencia respaldada por la propia sociedad mediante sus representantes en los consejos de administración, órganos soberanos para decidir esas inversiones', concluyeron ayer estas entidades durante la XXXIX Convención Nacional de Obra Social y Cultural de las Cajas celebrada en Barcelona.

En la misma línea, consideran que tienen un derecho 'irrenunciable' que otorga a la obra social su propia personalidad y es el de 'definir con libertad y sentido de la anticipación, desde la sociedad civil, las necesidades urgentes y no atendidas de la comunidad'.

A su juicio, negar esta libertad 'es igual a negar un derecho de importancia vital y supone desconocer el ejercicio ejemplar de ese mismo derecho por las cajas españolas durante más de un siglo y medio de experiencia'.

Las entidades de ahorros reivindican así el mantenimiento independiente de la gestión del dividendo social, contra eventuales injerencias en la administración por parte de organismos públicos. Aunque están de acuerdo en coordinar sus actuaciones sociales con los poderes públicos, 'para un mejor servicio de la sociedad'.

En este foro, subrayaron que el hecho de que la obra social tenga un claro interés público 'no significa que las decisiones de su inversión deban ser dirigidas desde el sector público'.

En favor del mantenimiento de la independencia en la administración de la obra social, subrayaron que la 'profesionalidad' y la 'pericia' en la gestión de los recursos invertidos en proyectos sociales 'están más que demostradas y se ven reflejadas en todas sus acciones sociales' emprendidas por estas entidades.

Las cajas dedicaron el año pasado 1.096 millones de euros a la obra social, el 26,1% de su beneficio neto.