Nueva York

Wall Street se toma un respiro tras los máximos de ayer

Las bolsas de Wall Street cerraron hoy con una leve tendencia a la baja, fruto de una lógica toma de beneficios después de que los mercados alcanzaran ayer el nivel más alto en más de un año. Así, el Dow Jones marcó una caída de 19,63 puntos, o un 0,20%, y se situaba en los 9.838,83 puntos. El Nasdaq bajó 9,73 puntos, equivalentes a 0,49%, y pasaba a los 1.957,97 ountos.

El Dow y el S&P 500 alcanzaron ayer su máximo de 17 meses mientras que el índice de valores tecnológicos Nasdaq tocó su mejor nivel de 21 meses. El mercado subió alentado por un buen dato correspondiente al sector manufacturero.

El pasasado mes de octubre fue el mejor para las bolsas desde abril pasado, algo que hace pensar en un muy positivo cuarto trimestre para los mercados. Además, el fuerte crecimiento del 7,2% del PIB en el tercer trimestre y las cifras que ayer confirmaron la recuperación de la actividad en el sector manufacturero, sumado a las buenas perspectivas de ganancias de empresas, siguen alimentando un gran optimismo entre los inversores.

DOW JONES 31.261,90 0,03%
NASDAQ 100 11.835,62 -0,34%

Por otra parte, los expertos esperan que el viernes se informe de un mantenimiento del desempleo en el 6,1 por ciento y de la creación de 50.000 empleos en octubre, cifras que deberían seguir apoyando el buen desempeño de las bolsas.

Sin embargo, hoy la agencia de colocación de empleo Challenger, Gray & Christmas, informó de que en octubre se anunció el despido de 171.874 empleados, la cifra más alta desde octubre del año pasado y mucho más que los despidos ùnunciados en septiembre. Esta noticia encontró desprevenidos a algunos inversores, lo que ayudaba a explicar la baja de muchas acciones.

Pero contrarrestando esta tenencia de bajas estaban los resultados de Gillette, que comunicó beneficios muy superiores a los del tercer trimestre del año pasado y mejores que los esperados por los analistas.

Hoy también se anunció que el grupo diversificado Tyco International registró pérdidas en su último trimestre debido principalmente a un cargo de 1.200 millones de dólares vinculado a su plan de reestructuración, que incluye la escisión de su red de cable submarino.