Laboral

Opel adopta las 30 horas semanales en Alemania para salvar puestos de trabajo

El fabricante alemán de automóviles Opel ha decidido reducir la jornada laboral de 35 a 30 horas semanales en algunas de sus instalaciones de Alemania para responder a la debilidad de la demanda, según ha informado hoy la compañía tras alcanzar un acuerdo con los sindicatos.

La reducción del tiempo de trabajo, que Opel atribuye a un esfuerzo por ahorrar costes y evitar despidos, afectará inicialmente a unos 5.500 trabajadores de la planta de Rüsselsheim, sede de la firma, quienes verán proporcionalmente reducidos sus salarios en unos 85 euros.

Además, los 21.000 empleados de Rüsselsheim trabajarán tres horas al mes sin remuneración, y los directivos de las instalaciones renunciarán a dos días de permiso retribuido.

El presidente de Opel, Carl Peter Forster, advirtió de que la compañía prevé un mercado europeo débil en 2004 e intentará regresar a beneficios. "La semana de 30 horas es una solución que permite responder de forma flexible a la coyuntura y salvaguarda el programa de reestructuración Olympia", añadió.

GM amplía un 50% su capacidad productiva en China

Por otro lado, su propietaria General Motors anunciaba también hoy que elevará un 50% su capacidad de producción en China, hasta alcanzar las 766.000 unidades en 2006. El primer fabricante mundial de automóviles lanzará en 2004 la marca Cadillac en ese mercado, uno de los que mayor potencial de crecimiento presenta. De esta forma, General Motors Shangai, la joint venture que la estadounidense mantiene con Shangai Automotive Industry Corporation, ampliará su producción hasta 300.000 unidades en 2005. Otra sociedad conjunta, denominada SAIC-GM-Wuling, duplicará su capacidad de producción, que pasará de los 186.000 vehículos actuales a 336.000 en 2006. La compañía que preside Richard Wagoner adelantó por último que ha suscrito un acuerdo con una compañía china para ofrecer servicios de financiación de coches en ese país.