Tribunales

Los Benjumea se comprometieron a resarcir a Abengoa de los posibles daños por invertir en Xfera

El presidente de Abengoa, Felipe Benjumea, ha explicado hoy ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu que tanto él como su hermano, el vicepresidente del grupo, se comprometieron a resarcir a la empresa de cualquier daño que se derivara de la entrada en el capital de Xfera. Su declaración como imputado se debe a una querella interpuesta por la Fiscalía Anticorrupción, en la que se le acusa (junto a su hermano y a dos consejeros de Abengoa) de un presunto delito de fraude en la operación de entrada de este grupo en el capital de la operadora de telefonía móvil de tercera generación Xfera.

La Fiscalía sostiene que esta operación perjudicó a los accionistas del grupo, quienes asumieron el coste de la entrada en el capital de Xfera, una compañía que entonces se valoró en unos 673 millones de euros y que ahora apenas tiene valor, puesto que aún no tiene actividad comercial.

Benjumea ha explicado hoy al juez, según ha detallado posteriormente en un comunicado, que el 27 de octubre del 2000 se firmó un contrato de indemnidad entre Abengoa e Inversión Corporativa (IC), empresa de los Benjumea a través de la cual controlan el 56% que tienen del grupo industrial. En ese acuerdo, ratificado por notario en enero del 2001, IC se comprometía con Abengoa a "resarcirle de cuantos daños y perjuicios se le hubieren derivado por el cumplimiento de sus obligaciones", tanto presentes como futuros.

"Así, ni Abengoa ni sus accionistas minoritarios saldrían perjudicados de un eventual perjuicio del negocio, que todavía no se ha producido y que, actualmente, ya desarrollan Telefónica Móviles y Vodafone", apuntó Benjumea. Según su versión, este contrato ya se envió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el organismo que inició este litigio abriendo un expediente sancionador a Abengoa por no haberle comunicado cómo había sido la operación de entrada en Xfera.

§Boom§ del UMTS

La operación de entrada consistió en que IC, la empresa de los Benjumea, compró el 3,72% de Xfera por 25 millones de euros y ésta ofreció una opción de compra a Telvent, filial de Abengoa. Cuando Telvent ejerció esa opción de compra, el boom de las licencias UMTS ya había remitido y Xfera ya había decidido congelar su actividad hasta que esta tecnología se pusiera en marcha efectivamente.

Bejumea explicó al juez que Telvent es una empresa interesada "históricamente" en invertir en el sector de las tecnologías de la información y que, por eso mismo, se presentó, junto a otras compañías, al concurso de licencias UMTS. Sin embargo, el concurso lo ganó Xfera y algunos miembros del consorcio con el que se presentó Telvent decidieron impugnar el resultado.

Por su parte, y siempre según la versión de Benjumea, Telvent optó por intentar entrar en el capital de Xfera, con el objetivo de participar en un mercado -el de la telefonía móvil de tercera generación- que prometía elevados ingresos. Benjumea detalló que, dado que Telvent no podía entrar directamente en Xfera -por estar recurrido el resultado del concurso-, "la única solución posible" era que IC asumiera la participación y que, posteriormente, ofreciera a su filial una opción de compra, "ya que sólo estaban permitidas las transmisiones de accionistas intergrupo". Según el empresario, Telvent ejerció su opción de compra "previa aprobación de su Consejo de Administración" y dado que era "acorde con su estrategia de inversión", así como que el precio era "conveniente".