Pau Collado

'Hay que bajar más los impuestos a la empresa que empieza'

Cuando estudiaba derecho económico en la Universidad de Deusto, Pau Collado contrajo una enfermedad que le impedía estar sentado más de tres horas al día, lo que le obligó a volver a su ciudad natal, Palma de Mallorca, y ponerse a trabajar. Con 22 años montó su primera empresa, una correduría de seguros; después abrió una empresa de distribución de ropa femenina, que cerró; y ahora tiene una consultora de comercio internacional. Ahora, con 30 años, ha sido elegido presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (AJE), incluida en CEOE.

Pregunta. Es usted un recién llegado al cargo, ¿qué es lo primero que se plantea hacer?

Respuesta. La principal línea de trabajo será fomentar las vocaciones empresariales. Daremos información a la gente que ya tiene la idea y le ayudaremos a conseguir financiación. También queremos colaborar con el Gobierno para que la promoción del espíritu emprendedor sea una asignatura obligatoria en los centros de educación secundaria y de formación profesional de todas las comunidades autónomas.

P. Esta tarea será difícil porque la figura del empresario está muy denostada...

R. Es verdad. Por esto también nos proponemos buscar un cambio de mentalidad. Demostrar que el nuevo empresario está mas preocupado por la sociedad. Ya está desapareciendo ese perfil del empresario como el hombre que va con un coche de lujo y una vida disipada, para dejar paso a una persona que se levanta a las 7 de la mañana y trabaja todo el día para sacar adelante una empresa.

P. ¿Es posible ahora montar una empresa desde cero con menos de 30 años?

R. Sí. Ahora mismo existen suficientes ayudas a la financiación de nuevos proyectos. Podrían existir más, pero también es verdad que es más fácil montar una empresa hoy que hace cinco años. Se han superado muchas barreras administrativas con la creación de la ventanilla única y la Ley de Nueva Empresa. Aunque nos gustaría que la ventanilla única fuera virtual, que cualquier empresa se pudiera crear por Internet, como en EE UU.

P. Pese a estar satisfechos con los últimos avances, AJE tendrá demandas en materia de política económica.

R. Por supuesto. Nuestras demandas son principalmente fiscales. La retirada del IAE va a favorecer la creación de algunos negocios, pero todavía son necesarias rebajas fiscales para las empresas que empiezan a desarrollar su actividad. No es del todo justo que pague los mismos impuestos una empresa que lleva diez años funcionando que una que acaba de empezar. Se tenían que establecer sistemas de ponderación para que las empresas que empiezan tuvieran una carga fiscal menor. Aunque luego a los tres o cuatro años tuvieran que situarse al mismo nivel que el resto. Y lo mismo con el pago de cotizaciones sociales.

P. Dé tres consejos para un joven que quiera crear una empresa...

R. Lo primero de todo es plantearse, más que la idea, la oportunidad de negocio. Lo importante no es tener la idea del millón, sino tener clara la oportunidad del negocio; después, desarrollar un buen plan de negocio. En segundo lugar, no ir solo, sin asesorarse, porque si surgen problemas financieros o de cualquier tipo y no tienes a quién acudir es posible que tires la toalla. Y, finalmente, no tener miedo al fracaso. Al fracasado se le castiga y debería ser al revés, es alguien que tiene una experiencia, que ha podido aprender mucho de ella y que lo que hay que hacer es darle otra oportunidad.

Jóvenes hasta los 40 años

Si tiene una empresa o es trabajador autónomo y tiene menos de 40 años puede pertenecer a la Asociación de Jóvenes Empresarios. Los responsables de esta organización empresarial consideran que un empresario es joven hasta esa edad, 'más que nada porque si no nos quedaríamos sin socios, aunque no echamos a nadie aunque se sobrepase los 40', bromea Pau Collado. Si bien la media de edad de los 18.000 empresarios de esta asociación está entre los 31 y los 35 años. En esta franja se encuentra más del 40% de los afiliados a esta organización. El porqué, según explica Collado, es que es a esa edad cuando los emprendedores terminan sus estudios y empiezan a trabajar, y si no les gusta es cuando suelen montar una empresa por su cuenta, asegura Collado. En este terreno, el presidente de los jóvenes empresarios cree que 'es muy útil una buena base formativa', más que por los conocimientos que pueda dar, 'por la disciplina de estudio y el talante que da pasar por un proceso de formación. Esto no se aprende en la calle'. 'Pero', opina, 'hay que ser cautelosos porque el mercado está saturado de másteres y cada vez se le da más importancia a la experiencia, a que se haya trabajado en alguna empresa'.