Eurogrupo

París hace concesiones para evitar la sanción de la UE

Francia, no obstante, cuenta ya con los apoyos necesarios para bloquear el mecanismo sancionador. Los ministros de Economía de la zona euro, reunidos anoche en Bruselas, analizaban el presunto incumplimiento por parte de Francia de las normas de la UE sobre rigor presupuestario. El veredicto debería aprobarse hoy oficialmente por mayoría cualificada, con el voto incluido de los países que no pertenecen al euro (Reino Unido, Dinamarca y Suecia).

En espera de soluciones que reduzcan las fuertes derivas del coste sanitario, primer responsable del agujero de 11.000 millones de euros del sistema de Seguridad Social francés, el Parlamento galo votará hoy una serie de medidas de urgencia contenidas en el proyecto de ley de la Seguridad Social de 2004, que reducirá en 3.100 millones de euros el déficit del sistema público. Su adopción significaría un gesto ante la Comisión Europea, que ha orientado sus exigencias sobre la reducción del déficit galo a su sistema sanitario.

El comisario de Economía, Pedro Solbes, llegaba anoche a la reunión con un análisis que indica que el presupuesto francés para 2004 se ha quedado corto, por tres décimas, en el recorte del déficit público. Solbes exige que ese recorte se eleve al 1% del producto interior bruto de Francia, una petición que París había rechazado hasta ahora.

El crecimiento no ayuda

El ministro galo, Francis Mer, ofrecía anoche, sin embargo, nuevas concesiones en un último intento de ganarse la benevolencia de los socios más exigentes. La oferta de Mer se centra en el sector sanitario, una partida sobre cuya evolución del gasto había alertado, precisamente, la Comisión Europea. Mer tiene a su favor, además, las propias previsiones de la Comisión, en las que se indica una caída de 1,6% en las perspectivas de crecimiento para este año y el próximo.

Francia puede aducir esa parálisis económica como circunstancia atenuante para su incumplimiento. El esfuerzo se produce a pesar del estancamiento económico en Francia, que en el segundo trimestre de 2003 ha registrado el mayor declive en actividad de los últimos siete años.

La Comisión reconoce, además, que 'con la información disponible en octubre, se espera que Francia sea el único país de la zona euro) en hacer en 2004 un esfuerzo de reducción del déficit estructural de al menos el 0,5% del PIB'.

Francia cuenta ya con el apoyo de Alemania, Italia y Luxemburgo, países suficientes para bloquear cualquier propuesta de la Comisión. Pero para la congelación del expediente deberá ganarse nuevos adeptos, hacia los que va dirigido el último gesto de Mer. España figura junto a Holanda y Austria entre los tradicionales 'torquemadas' fiscales, pero el ministro español, Rodrigo Rato, ya ha dado señales de su disposición a mostrarse flexible.

Las finanzas públicas en el resto de los países tampoco propicia posturas rigurosas. Italia, Grecia, Holanda y Reino Unido se situarán este año o el próximo en unos niveles de déficit que podrían desencadenar el sistema de alerta previsto en el Pacto de Estabilidad, primer paso del procedimiento seguido ahora contra Francia.

El déficit público de otros países como Alemania y Portugal, como el de Francia, supera el máximo del 3% del PIB fijado en el pacto.

Francia: La Asamblea vota hoy los ajustes del gasto

Sanidad

Aumentada ya la fiscalidad sobre el tabaco (20%), la Asamblea Nacional vota hoy un nuevo aumento fiscal sobre los puros y el tabaco de liar. La cámara aumenta además el impuesto sobre la publicidad de los medicamentos e instaura una 'contribución excepcional' sobre la cifra de negocio de los laboratorios farmacéuticos. Francia tiene unos gastos de Seguridad Social que representan actualmente el 26,5% del PIB, aumentarían cuatro puntos antes del año 2050, según un informe elaborado por la Unión Europea.

Festivos

El Gobierno podría anunciar esta semana la eliminación de un día festivo, el lunes de Pentecostés, para financiar programas de vejez, intención filtrada a la prensa francesa por su ministro de Trabajo y germen de una nueva división gubernamental. La medida, que entraría en funcionamiento a partir de 2004, pretende la creación de un nuevo impuesto dirigido a las empresas, que pagarían al Estado el supuesto equivalente de su actividad (entre 0,2% y 0,25%) de ese día. En total, se obtendrían 1.900 millones de euros.

Fraude

La Administración de la Seguridad Social francesa podrá exigir a partir de ahora a las compañías aseguradoras la devolución de las prestaciones en caso de accidentes deportivo o de tráfico y que sean financiados incorrectamente por el sistema de pensiones, como si se tratase de contingencias laborales, en un intento de atajar las irregularidades en la gestión. Se controlarán en el futuro todas las operaciones quirúrgicas que no tengan cobertura financiera, así como todo tipo de incapacidades laborales.