En portada

Tirón de los beneficios en EE UU

Los resultados de las compañías estadounidenses continúan la senda alcista iniciada a principios de año tras el descalabro de los dos últimos ejercicios. En el tercer trimestre, los beneficios conjuntos de las empresas del Dow Jones alcanzaron 38.669 millones de euros, lo que representa un aumento del 16,9% con respecto al mismo periodo del año anterior.

Los resultados de las compañías estadounidenses continúan la senda alcista iniciada a principios de año tras el descalabro de los dos últimos ejercicios. En el tercer trimestre, los beneficios conjuntos de las empresas del Dow Jones alcanzaron 38.669 millones de euros, lo que representa un aumento del 16,9% con respecto al mismo periodo del año anterior.

Por otro lado, las ganancias de las 396 sociedades incluidas en el índice Standard & Poor's 500 (S&P 500) que habían publicado sus cuentas el pasado jueves crecieron de media un 21,6% de julio a septiembre, lo que supone el mejor resultado trimestral desde el alza del 22% que registraron los beneficios en el primer trimestre de 2000. El 65,2% de las compañías de este índice han presentado resultados mejores a lo esperado, el 20,7% en línea y tan sólo el 14,1% de las cuentas han estado por debajo de las previsiones recopiladas por Thomson Financial.

'La temporada de resultados ha sido muy buena', afirma Joan Bonet, de Credit Suisse Banca Privada. Después de una excelente etapa de preanuncios, la mejor de los últimos 10 años, el crecimiento de los resultados ha sido un 7% superior al previsto, según esta firma de inversión.

Aunque el recorte de impuestos y los bajos tipos de interés han reactivado la demanda, el principal catalizador de las ganancias sigue siendo la contención de gastos. Además, en este trimestre también ha contribuido al alza de los beneficios la debilidad del dólar, principalmente frente al euro. La depreciación de la divisa hace más competitivos los productos estadounidenses en el exterior y aumenta los ingresos y beneficios al pasarlos de euros a dólares.

Los analistas reconocen que los resultados del tercer trimestre han sido buenos en líneas generales. Sin embargo, advierten que aún no se puede de hablar de unos resultados de calidad porque las ventas de las compañías siguen sin despegar. La facturación trimestral conjunta de las empresas del Dow Jones tan sólo aumentó un 6,9% con respecto a 2002, mientras que el resultado de explotación mejoró un 14,4%.

'Los resultados han sido mejores de lo esperado, sobre todo en el beneficio por acción y en la parte operativa', apunta Cristina Dávila, analista de Sabadell Banca Privada. 'Sin embargo, la mejora de las ganancias se sustenta todavía en la mejora de la eficiencia a través del recorte de costes'.

La reducción de gastos tiene un límite, por lo que la demanda debería tomar el testigo para que los beneficios crezcan vía ventas. Además, las empresas aún no tienen capacidad para fijar precios, lo que repercute en su facturación, según esta experta.

Luciano Díez-Canedo, director general de Banif Gestión, coincide con esta idea: 'Los resultados trimestrales han sido bastante buenos, pero las ventas siguen sin repuntar. La mayor parte de la mejora se basa en reducción de gastos y mejora de márgenes'.

Tecnología, finanzas y energía han sido los sectores que mejores resultados han publicado, según José Luis Martínez Campuzano, economista jefe de Citigroup en España. Materias primas, servicios públicos y transportes han presentado las cifras más débiles, a juicio de este analista.

Dudas para 2004

¿Podrán sostener las compañías este ritmo de subida en sus beneficios? Los expertos son optimistas sobre la pujanza de los resultados del cuarto trimestre, pero se muestran bastante cautos respecto a 2004. Thomson First Call prevé que los beneficios suban un 22,5% de octubre a diciembre, pero el ritmo bajará hasta el 12% en los primeros tres trimestres del año que viene.

'A corto plazo sí que es factible que en el cuarto trimestre los resultados continúen fuertes, aunque quizás no tanto como en el tercero. De cara al próximo ejercicio es más complicado porque hay muchas dudas sobre la capacidad de la economía de EE UU de crecer a una media del 3,5%', señala Díez-Canedo. Para que las ganancias se sostengan es fundamental, según este analista, que las inversiones de las compañías se recuperen, así como que se mantenga el consumo y mejore el nivel de empleo.

'Mucho más importante que los resultados son las previsiones que manejan las sociedades. En este sentido, nos preocupa que muy pocas empresas se hayan atrevido a avanzar estimaciones de beneficios para 2004. Esto significa que no tienen nada clara la visibilidad del negocio lo que a su vez paraliza las decisiones de inversión', explica Cristina Dávila.

Después de que la mayor parte de las compañías hayan publicado sus resultados del tercer trimestre, el debate se centra ahora en la valoración de la Bolsa estadounidense. El Dow Jones y el S&P 500 se han revalorizado en lo que va de año cerca de un 17% y un 19%, respectivamente.

'La valoración del mercado es muy relativa. Si observamos el PER, la Bolsa de EE UU está cara en términos históricos. Sin embargo, comparada con la renta fija está barata', apunta José Luis Martínez. Este experto cree que el empuje de Wall Street puede continuar hasta final de año. 'Sin embargo, para 2004 somos más cautos porque la visibilidad de beneficios es menor y muchos inversores pueden recoger beneficios', añade.

Díez-Canedo recuerda que EE UU siempre cotiza con prima con respecto a Europa por la mayor pujanza de su economía. 'Si se confirma la recuperación económica, las oportunidades de compra más claras por valoración están en Europa', advierte.

El alza de los beneficios de las compañías del S&P 500 es la mayor en tres años, pero las empresas no se atreven a hacer previsiones para 2004

Cara y cruz en las cuentas de las empresas

Los mejores

Citigroup. La banca ha sido uno de los sectores que mejor se ha comportado en un trimestre de ganancias en las Bolsas. Citigroup sorprendió gratamente con un resultado neto de 4.691 millones de dólares, un 20% más, aupado por los ingresos procedentes de la negociación de acciones. Sanford Weill es el presidente del grupo.

Intel. El mayor fabricante de chips del mundo superó con creces las previsiones, con un beneficio neto trimestral de 1.660 millones de dólares. Los expertos aplaudieron no sólo el recorte de costes, sino también la fortaleza de las ventas, que aumentaron un 20%. La firma, a cuyo frente está Craig Barret, sube el 110% en el año.

3M. El conglomerado, que fabrica desde la cinta adhesiva Scotch hasta dispositivos médicos, ganó 663 millones de dólares en tres meses, un 21,65% más. La debilidad del dólar favoreció un alza del 11% en la facturación total. El primer ejecutivo, James McNerney también mejoró los pronósticos para el ejercicio.

McDonald's. Las novedades introducidas en el menú ofrecido por la cadena de comida rápida, junto a la caída del dólar, impulsó un 11% las ventas del trimestre. El beneficio subió el 12,5%, a 547 millones de dólares. Los analistas elogiaron el cambio en la oferta, impulsado por James Cantalupo, consejero delegado, para atraer clientes.

Los peores

General Electric. Considerada una de las empresas de referencia, no sólo en EE UU, la multinacional se quedó corta en los resultados respecto a lo que se había previsto. El grupo ganó 3.649 millones de dólares, un 11% menos, con un alza en los ingresos del 3,3% pero menores pedidos de fábricas. Jeffrey Immelt preside la firma.

Microsoft. Otra de las compañías de peso en Wall Street que dejó un sabor agridulce. La firma presidida por Bill Gates sufrió una caída del 4% en el resultado neto, con un alza del 6% en la cifra de negocio. Sin embargo, la empresa reconoció una caída de los contratos a varios años (ingresos diferidos), lo que no sentó bien al mercado.

DuPont. La compañía química, presidida por Charles Holliday, perdió 873 millones de dólares entre junio y septiembre, frente a un beneficio de 469 millones en el mismo trimestre de 2002. La caída de los precios de plásticos y pantallas de ordenador y el incremento de los costes energéticos se dejaron notar en las cuentas.

International Paper. El beneficio neto de la mayor papelera del mundo retrocedió un 16% en el trimestre, hasta 122 millones de dólares, mientras la cifra de negocio se mantuvo invariable. Los costes de reestructuración, que incluye cierre de plantas y despidos, hicieron mella. John Dillon es el responsable del grupo.