Comercio electrónico

Amazon lanza un buscador para 'hojear' libros 'online'

Los libros de Amazon no se pueden tocar, pero sí se pueden hojear: "Me gusta cuando callas, porque estás como ausente...", "No he querido saber pero he sabido que una de las niñas, cuando ya no era niña...", "Yo tenía una granja en África...". La nueva herramienta de Amazon, Look Inside the Book, permite rastrear millones de páginas hasta encontrar la obra anhelada.

Su buscador, en vez de mostrar aquellas obra cuyo título, autor o editorial coincidan con la(s) palabra(s) clave introducida por el cliente, abarca desde ahora el cuerpo de todos los textos contenidos en su catálogo de más de 120.000 volúmenes y 33 millones de páginas.

La herramienta es capaz de recuperar una relación de escritores, publicaciones y páginas relacionadas con la búsqueda y de subrayar el resultado de la misma. El horizonte de tapas duras se ve así ampliado a toda la colección §online§, que desde hace algo más de un mes puede ser recorrida página por página, casi como si se hiciera a mano ya que las imágenes han sido escaneadas.

Para lograrlo, el presidente de Amazon, Jeff Bezos, ha tenido que sortear obstáculos técnicos y de propieda intelectual. A cambio de registrarse gratuitamente, la compañía promete satisfacer la sed literaria del cliente y relanzar el negocio editorial. Por su parte, se refuerza en el sector de buscadores por Internet, dominado por Google, Yahoo e eBay. Ofrece a los editores ampliar el catálogo con sólo enviar un ejemplar del libro y rellenar un formulario que incluye copyright y los derechos de publicación y venta otorgados por el autor.

En cualquier caso, el proyecto de Amazon implica que el libro es ¢irremplazable¢, ya que el cliente no puede en ningún caso descargar, copiar o leer la obra de cabo a rabo, Para disfrutar de un pasaje extenso, hay que arrastralo forzosamente hasta el carrito de la compra. Antes de echarle un vistazo a un libro, los usuarios están obligados a introducir su cuenta bancaria (sin coste alguno) y sólo podrán acceder a unos pocos miles de páginas al mes o al 20% de un título.

Cucharones de caviar y pralinés de chocolate, todo un lujo

El gigante del comercio online ha anunciado también la incorporación de una línea dedicada a los ultramarinos de lujo en su sitio estadounidense, puesta en marcha gracias a un acuerdo con grandes firmas especializadas. En un intento por diversificar sus fuentes de ingresos, también ha inaugurado una línea de artículos deportivos en esa web y prevé también, según The Wall Street Journal, vender próximamente artículos de belleza. Para los manjares, dispone de una red de alrededor de 200 compañías de alimentación, para las que el sitio recoge los pedidos, pero que se encargan ellas mismas del reparto, añade el diario. Amazon cobra una comisión por hacer de intermediario. En su página de inicio, el apartado propone seis categorías de productos: tés y cafés, chocolates, productos del mar y caviar, quesos, carnes y pastelería. Los productos pueden ser seleccionados en función de su éxito, de la fecha de llegada al productor o del precio. El plazo de envío ronda unos cinco días.