Balance

La gran banca incrementa su beneficio más de un 11% en los nueve primeros meses del año

Las cinco grandes entidades financieras españolas (SCH, BBVA, La Caixa, Banco Popular y Caja Madrid) obtuvieron en los nueve primeros meses del año un beneficio neto atribuido de 5.319,75 millones de euros, lo que supone un alza del 11,4% respecto al mismo periodo de 2002. Esta mejora en los resultados se produjo gracias a la buena evolución del negocio doméstico, impulsado por el fuerte crecimiento del crédito, y a pesar del impacto negativo que la depreciación de las divisas latinoamericanas tuvo en las cuentas de los dos principales grupos, SCH y BBVA.

Los grupos presididos por Emilio Botín (SCH) y Francisco González (BBVA), que reciben gran parte de su beneficio de Latinoamérica, lograron estabilizar las aportaciones de sus filiales en ese área y sólo registraron recortes del 0,57 y del 3,3%, respectivamente.

Donde sí se resintieron los dos grandes bancos fue en sus balances y en sus márgenes de negocio, debido tanto a la depreciación de las monedas latinoamericanas como a la del dólar y a la paulatina caída de los tipos de interés. Pese a ello, la consistente mejora de la banca mayorista permitió a BBVA elevar su resultado el 5,1%, mientras que el SCH hizo lo propio en algo más del 12%, gracias a la banca comercial en España y a los resultados de las operaciones financieras. Ambas entidades coinciden en señalar el cambio de tendencia de sus cuentas, una vez superada la caída del beneficio de 2002, y se reafirman en los objetivos fijados a principios del ejercicio.

BBVA 5,61 -0,21%
SANTANDER 2,84 0,16%

Así, SCH está seguro de alcanzar en el conjunto de 2003 el mayor resultado de toda su historia, en torno a los 2.500 millones de euros, mientras que el BBVA espera aumentar su resultado anual el 25% y colocarse entre los tres primeros bancos europeos por beneficio por acción. Por el momento, el SCH se mantiene como la primera entidad española por ganancias, al alcanzar hasta septiembre los 1.930 millones de euros, de los que algo más de 306 millones proceden de Banesto.

Cajas optimistas

Este optimismo también predomina en las dos grandes cajas de ahorros, La Caixa y Caja Madrid, que lograron mejorar su beneficio el 33,3 y el 8,71%, respectivamente, gracias al crecimiento del negocio, que estuvo apoyado en el incremento de la inversión crediticia, y a los mayores ingresos por comisiones, que llegaron a crecer casi al 30% en el caso de la caja madrileña.

El aumento del crédito es precisamente la nota común en las grandes entidades financieras españolas, especialmente en el caso de las cajas y del Banco Popular, cuyo resultado trimestral, que mejoró el 11,6%, estuvo claramente sustentado por un avance de la inversión crediticia del 28,5%, su mayor tasa en los últimos dos años. El Banco Popular y las dos grandes cajas de ahorros españolas, más centradas en la banca doméstica y menos expuestas a los avatares de la economía internacional y a la inestabilidad latinoamericana, también se vieron beneficiadas del ritmo acelerado de la captación de recursos de clientes, que fue mucho más lento en el caso del SCH y BBVA.