Optimizar recursos

Sony confirma un drástico plan de reformas que incluye 20.000 despidos en tres años

Durante los próximos tres años, el gigante tecnológico japonés Sony ejecutará un plan de reformas fundamentales en dos fases: una primera con estrategias de convergencia en sus distintos negocios, y una segunda en la que destaca la llamada "optimización de recursos humanos", por la que se despedirán a 20.000 empleados en todo el mundo, incluidos 7.000 en Japón, según un comunicado de la compañía.

En marzo de este año, Sony tenía una plantilla mundial de 154.500 personas, sin incluir su sector financiero, según cifras de la empresa. Ahora, la reestructuración del personal se realizará mediante jubilaciones anticipadas y otras vías como el llamado "programa de segunda oportunidad", por el que se facilitará a los empleados despedidos reengancharse a un nuevo puesto o carrera, detallaron fuentes de la empresa.

En su optimización de los recursos humanos, Sony pretende aumentar también su eficiencia mediante la creación de centros de trabajo en EEUU y en Europa, por lo que Sony Europa centrará sus grupos de mercadotecnia en una nueva sede del Reino Unido.

Las reformas globales irán encaminadas a reforzar sus principales negocios, electrónica y tecnología de semiconductores, e integrar las películas, la música y los juegos en un sector multimedia más ligado a la electrónica. Asimismo, la compañía tiene previsto crear una sociedad de cartera uniendo sus tres empresas Sony Life Insurance, Sony Assurances y Sony Bank para abril de 2004.

En la segunda fase de la reestructuración, Sony aplicará diversas estrategias destinadas a aumentar sus beneficios. En concreto, el gigante tecnológico espera reducir sus gastos fijos consolidados en unos 3.027 millones de dólares a finales del año fiscal 2006, que termina en marzo de 2007, mediante medidas como la concentración en sus negocios estratégicos, la reforma acelerada en su sector manufacturero o la racionalización de sus divisiones administrativa y de ventas.

Tras estas reformas, Sony espera una mejoría de 4 puntos en el margen de beneficios consolidados por operación, mediante el cual la empresa apunta a lograr un 10% del margen de beneficios por operación, añade el comunicado. Sony sufrió en el segundo trimestre una reducción del 74% en sus beneficios operativos, debido principalmente a la caída del negocio de las televisiones.

El impacto de los recortes de plantilla de Sony en la Unión Europea por ahora no se han dado a conocer. La compañía ha adelantado que los planes de personal para la UE se darán a conocer dentro de un mes, aproximadamente, en Berlín.

Aún así, Sony BCN Plant, la fábrica que la multinacional Sony posee en Viladecavalls, no se verá afectada por el reajuste, según asegura el comité de empresa. Según un portavoz de éste, los trabajadores tienen la "garantía" de que los despidos no afectarán a esta planta, aunque ha señalado que se "vigilará de cerca" todo el proceso de reestructuración para que "no afecte de manera traumática" a los trabajadores.

La fábrica de Sony en Barcelona empezó su andadura en 1991 con la producción de televisores en color Trinitron, si bien se ha convertido en un centro tecnológico donde se diseñan y fabrican una extensa gama de productos de consumo y profesionales. Unas 2.000 personas trabajan actualmente en esta planta, que es la mayor y más importante fábrica que Sony posee en Europa.

'Joint venture' con Samsung

Por otra parte, el grupo japonés formará una sociedad con la surcoreana Samsung para fabricar conjuntamente pantallas de cristal líquido (LCD) de séptima generación, según ha anunciado hoy. Según la prensa surcoreana, ambas compañías participarán al 50% y la sociedad se establecerá en Corea del Sur. "Permitirá a Samsung tener su categoría de líder mundial y a Sony asegurar su aprovisionamiento de pantallas planas para los televisores y los ordenadores", señaló un responsable de Samsung. El acuerdo permite a la nipona un suministro constante de pantallas planas para televisores y ordenadores, un área de crecimiento clave para su agobiada división de productos electrónicos. Según informaciones aparecidas hace una semana, el proyecto requerirá una inversión total de unos 1.571 millones. Samsung es el segundo mayor fabricante mundial de pantallas LDC, detrás de LG Philips LCD, y ya planeaba invertir unos 14.715 millones en nuevas líneas de producción para 2010.