Banca

La morosidad de la banca española sigue en mínimos históricos

Las entidades financieras siguen manteniendo a raya la morosidad. Los créditos de dudoso cobro representaron en agosto el 0,85% del total, la misma cifra que en el mes anterior y que ya supuso un mínimo histórico para el sector.

Las entidades financieras españolas siguen presumiendo de una tasa de morosidad en mínimos históricos. Los últimos datos difundidos por el Banco de España muestran que el importe de créditos de dudoso cobro alcanzó en agosto los 6.301 millones de euros, frente a los 733.991 millones que representaba la cartera crediticia en ese mes, esto es, un 0,858%.

La cifra de agosto, aunque es una milésima superior a la de julio (0,857%), refleja que bancos, cajas y cooperativas de crédito siguen disfrutando de unas carteras crediticias prácticamente libres de riesgo. La baja morosidad tiene lugar mientras el saldo vivo de los préstamos concedidos aumentó en los últimos 12 meses el 15,58%, mientras que las provisiones por dudoso cobro se redujeron en cuatro millones de euros durante el periodo. En agosto de 2002, el índice de morosidad del conjunto de bancos, cajas y cooperativas de crédito alcanzaba el 0,99% de los préstamos concedidos, que sumaban 635.021 millones de euros.

El levísimo repunte de la morosidad en agosto tiene su origen en las cajas de ahorro. Así, mientras la cartera crediticia creció un 0,6% entre julio y agosto, hasta los 342.965 millones, las provisiones por créditos de dudoso cobro subieron el 1,06%, hasta los 2.622 millones. No obstante, esta cifra es inferior a los 2.730 millones que las cajas habían contabilizado un año antes como préstamos de posibles morosos.

En lo que respecta a los bancos, el importe total de los créditos concedidos a 31 de agosto alcanzó los 350.861 millones de euros. Esta cifra es el 13,22% superior a la del mismo mes del ejercicio anterior y un 0,11% por encima de la de julio. La cartera de posibles morosos alcanzó los 3.098 millones de euros en agosto, tan sólo tres millones más que en julio y 45 más que en el mismo mes de 2002.

Por su parte, las cooperativas de crédito contabilizaron en agosto operaciones de dudoso cobro por un valor de 553 millones de euros, dos millones más que en julio y un 5,93% superior al mismo mes del año anterior. Las cooperativas de crédito han sido el grupo que más ha visto aumentar su cartera de préstamos en los últimos 12 meses. En este sentido, el total de créditos alcanzó en agosto 40.165 millones, un 18,66% más que en el mismo periodo de 2002. Por su parte, las cajas de ahorro han aumentado su cartera de préstamos en un 17,73% desde agosto del año anterior, mientras que los bancos lo han hecho un 13,22%.

El mantenimientos de las tasas de morosidad tiene lugar al mismo tiempo en que el crédito hipotecario registra tasas de crecimiento superiores al 20% interanual. Las cifras de agosto reflejaron un alza del 22,9% en los préstamos hipotecarios otorgados por la banca española, un ritmo algo más leve que el 23,1% alcanzado en julio, pero que demuestra que los ciudadanos españoles siguen dispuestos a endeudarse para adquirir inmuebles.

Las cajas de ahorros poseen la cartera de créditos más saneada

Pese a que el leve repunte en la morosidad de agosto ha tenido su origen en las cajas de ahorros, éstas son las que mejores ratios poseen entre el conjunto de las entidades financieras españolas. En este sentido, las cajas registraron en agosto un índice de morosidad del 0,7726%, algo superior al 0,7691% de julio, pero inferior al 0,88% que poseen los bancos o al 1,37% que tienen las cooperativas de crédito.