EDITORIAL

Llamada de atención

El hecho de que en los nueve primeros meses del año hayan llegado 19.000 turistas más que en el mismo periodo del ejercicio anterior puede servir para contentar a más de uno, incluso al flamante secretario de Estado de Comercio y Turismo. Pero es una forma de no ver la realidad de un sector, el más importante de la economía española, en el que se detectan serias vías de agua. La principal industria española, que registró 42,2 millones de turistas entre enero y septiembre de este año, necesita un impulso que hoy no tiene. En septiembre, el número de visitantes cayó un 2,8%. Y en eso ha tenido mucho que ver la debilidad de la coyuntura económica alemana, una de las principales fuentes de negocio del sector. Es cierto, como asegura la Administración, que la caída de turistas alemanes no es por la pérdida de competitividad del sector, pero sí debe ser una llamada de atención que, como reconoce la asociación Exceltur, hayan tenido que ser los turistas españoles, junto a los británicos, los que han tenido que salvar la temporada veraniega.