Internet

Google estudia salir a Bolsa en los primeros meses de 2004

La salida a Bolsa de Google se rumoreaba desde hace años no sólo en Silicon Valley y Wall Street, sino en los círculos financieros de todo el mundo. Aunque los fundadores y presidentes de la compañía han insistido en los últimos meses en que no estaban decididos a lanzar una oferta pública de venta de acciones (OPV), la semana pasada el máximo responsable de las finanzas de la compañía, George Reyes, se reunió con una docena de bancos para sondearles sobre esta posibilidad, según publican hoy los diarios Financial Times y Wall Street Journal.

El valor de Google se cifra entre 12.700 y 21.200 millones de euros, según condicen ambos periódicos, lo que la sitúa a la par que la tienda online Amazon y ligeramente por debajo del portal Yahoo. Una fuente del mercado citada por FT destaca que, a diferencia de lo que ocurrió en la salida a Bolsa de otras empresas tecnológicas, Google es una compañía rentable con un gran negocio global. Aunque no hace públicas sus cuentas, los analistas calculan que su beneficio anual ronda los 120 millones de euros y obtiene ingresos de entre 400 y 700 millones.

De acuerdo con las informaciones de ambos diarios, Google ha centrado sus conversaciones con los bancos en el método para realizar la OPV. Su interés es colocar en pie de igualdad a grandes y pequeños inversores para evitar que los títulos los copen las grandes sociedades de inversión. Con esta estrategia también pretenden despejar los temores a un posible escándalo financiero como los que acompañaron al hundimiento en Bolsa de las puntocom, así como método para evitar las tasas de las entidades que coloquen las acciones en el mercado.

Posible subasta

Por ello, una de las posibilidades barajadas es una subasta online de los títulos. Aunque FT lo da como la opción más probable, WSJ asegura que dicha decisión no está tomada. En cualquier caso, los analistas consultados por ambos rotativos advierten del riesgo de que este método provoque que el precio se hinche artificialmente y llegue incluso a hacer que la compañía valga en Bolsa unos 80.000 millones de euros, cuatro veces más del valor real.

En cualquier caso, la OPV de Google es, por ahora, poco más que una propuesta porque faltan por definir las cuestiones más importantes de la operación como el tiempo, qué bancos participarán en ella, cuántas acciones se van a ofrecer y tomar la decisión definitiva sobre el método para colocarlas.