Normativa

Bruselas denuncia a España por retrasarse en la liberalización del transporte ferroviario

La Comisión Europea ha decidido llevar a nueve países, entre ellos España, ante el Tribunal de Justicia de la UE por no haber incluido en sus legislaciones, en el plazo fijado, la directiva que inicia la liberalización del transporte ferroviario de mercancías.

Alemania, Austria, España, Grecia, Irlanda, Luxemburgo, Portugal, Reino Unido y Suecia son los nueve países que no han notificado al Ejecutivo comunitario la inclusión de la directiva, conocida como "primer paquete ferroviario", lo que deberían haber hecho antes del 15 de marzo de 2003. De esos nueve países hay cuatro -Austria, Alemania, Suecia, Reino Unido- que ya han abierto sus mercados a la competencia en este sector, pero esto no les exime de cumplir sus obligaciones en materia de transposición de normas de la UE, según ha explicado un portavoz comunitario.

Hasta el momento, sólo Francia, Bélgica, Finlandia, Holanda, Italia y Dinamarca han comunicado a la Comisión la transposición de todo el paquete, formado por tres directivas, mientras que en el caso de Luxemburgo sólo lo ha hecho con una de ellas. Se trata de una cuestión técnica, lo que no quiere decir que los países estén en el proceso de transponer las directivas, pero no han cumplido el plazo fijado para hacerlo, según las mismas fuentes.

Además de incluir las normas comunitarias en sus legislaciones nacionales, los países tienen que cumplir una serie de requisitos, como es contar con un esquema de cargas, reguladores independientes y certificados de licencia y seguridad. El "paquete ferroviario" establece unos objetivos para el uso de infraestructuras de acuerdo a unos principios comunes y define unas reglas "justas y transparentes", según la Comisión.

La principal medida de estas directivas fue la apertura parcial a la competencia de los más de 50.000 kilómetros de vías férreas de su red transeuropea, el pasado 15 de marzo. A partir de ese día los trenes internacionales de transporte de mercancías de cualquier compañía nacional de la UE debían poder circular por las vías de todos los Estados miembros, primer paso en el proceso de liberalización total del sector, que se producirá en 2005.