Comercio exterior

El déficit por cuenta corriente creció un 63% hasta julio

El déficit por cuenta corriente, que refleja la diferencia entre los ingresos y los pagos de España con el resto del mundo por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias, sumó en los siete primeros meses del año 11.680,2 millones de euros, el 63% más que en igual periodo de 2002.

Según los datos de la Balanza de Pagos publicados hoy por el Banco de España, este aumento es resultado del mayor déficit de las balanzas comercial y de rentas, así como del menor superávit por transferencias, que no pudieron ser compensados por la mejora en el saldo positivo de los servicios. Así, el déficit comercial alcanzó en los siete primeros meses 19.952,8 millones de euros, frente a 16.987,7 millones de un año antes, lo que se explica por un crecimiento de las exportaciones del 6,9% y un incremento de las importaciones del 8,8%.

La balanza de servicios se saldó con un superávit de 15.249,6 millones, cifra que supera los 14.532,2 millones del año anterior y que refleja la mejora experimentada en la rúbrica de turismo y viajes, que, con un saldo positivo de 16.701,8 millones, superó en el 4,7% al correspondiente al mismo periodo del 2002, cifrado en 15.959,3 millones. Los ingresos y pagos por rentas se saldaron con un déficit de 7.968,8 millones, cuando en los siete primeros meses del pasado ejercicio el saldo deficitario fue de 6.854,8 millones.

El otro factor que contribuyó al incremento del déficit de la balanza por cuenta corriente fue el flujo de transferencias, que experimentó un notable empeoramiento del superávit alcanzado en 2002, al pasar de 2.143,1 millones a 991,8 millones.

Por su parte, la balanza de capital terminó los siete primeros meses del año con un saldo positivo de 4.393,8 millones (4.263,5 millones en el ejercicio anterior), lo que situó la necesidad de financiación de España frente al resto del mundo en 7.286,4 millones de euros, muy por encima de los 2.903,6 millones de un año antes.