Divisas

La Bolsa recupera el 7.000 tras subir el 1,37%

Sin mucho volumen, sin mucho ruido, la Bolsa logró ayer conquistar los 7.000 puntos, esos mismos 7.000 puntos con los que el Ibex 35 peleó durante la primavera y principios de verano. La facilidad con la que el índice conquistó esta cota, de importancia tanto técnica como psicológica, muestra cómo ha cambiado el sentimiento de mercado en los últimos meses.

La subida fue del 1,37%, y dejó al Ibex en los 7.019,1 puntos, con un negocio en el continuo de 1.400 millones. Las alzas fueron provocadas por el dato semanal de peticiones de subsidios de desempleo. Cayeron a 382.000 desde 395.000 en el mejor dato de febrero, y confirman la mejoría del mercado laboral en EE UU, termómetro de la solidez de la recuperación. El inicio de la temporada de resultados empresariales, con buenos números de Yahoo -ganó un 12%- y Alcoa, llevó a los índices estadounidenses a los niveles más altos del año, exactamente un año después de haber tocado fondo en 2002. En Europa, las alzas fueron más notables que en España, y alcanzaron el 2,32% en el Euro Stoxx 50.

Estas cifras empresariales, no obstante, ya se conocían en la apertura de los mercados europeos, que por la mañana apenas avanzaban. Lo que provocó las compras fue el paro, y prueba de ello es que mientras el dólar bajaba un 0,35% por la mañana, a última hora de la tarde recuperaba un 0,7%, hasta 1,1739 dólares por euro.

En los mercados de renta fija, el tipo de interés del bono estadounidense escaló hasta el 4,316% desde el 4,238% anterior. Ha avanzado el 0,38% en sólo seis sesiones. En España, la deuda a 10 años cotiza al 4,285%.

Telefónica y la banca marcan octubre

En las siete jornadas bursátiles de octubre, el Ibex ha avanzado un 4,71%, escapando de los 6.700 puntos a los que cerró un flojo mes de septiembre. Los valores que han tirado del mercado en este arranque otoñal han sido los de siempre, esto es, Telefónica y la gran banca. Ayer, por ejemplo, el Ibex subió 94,8 puntos. De ellos, 27,6 fueron aportados por Telefónica, que ganó el 1,86%, y otros 33 por Santander (+1,57%) y BBVA (+2,03%). El recorte de plantilla de Telefónica animó la cotización de la empresa. Pero posiblemente no lo habría hecho de no ser por la remontada experimentada en Wall Street.

En el conjunto de mes, la teleco gana el 7,89% y BBVA y Santander alrededor del 6,4%. Todos están entre los siete mejores del Ibex, y sólo les superan compañías como Iberia, beneficiada de la fusión entre KLM y Air France; Amadeus, Arcelor y Sogecable, uno de los valores más volátiles del conti-nuo, que ha ganado un 10,66% en las últimas siete sesiones.

El termómetro de la recuperación

De repente, la Bolsa se preocupa por los trabajadores. Si bien en épocas no tan lejanas en el tiempo los ascensos del paro eran celebrados por los mercados de renta variable porque facilitaban bajadas de tipos, de un tiempo a esta parte los especuladores del parqué y los obreros en paro tienen un interés común: que se creen nuevos puestos de trabajo en EE UU.

El empleo se ha convertido en la referencia de moda -superando incluso a los indicadores de confianza o a los de producción- porque da una idea de en qué medida la recuperación económica de Estados Unidos es sostenible en el tiempo. Y eso es importante porque el mercado está, de hecho, muy preocupado por dicha sostenibilidad. La Reserva Federal ha bajado los tipos al 1% y el déficit fiscal asciende a medio billón de dólares. Ahora la economía marcha razonablemente bien, pero en 2004 estos estímulos fiscales y monetarios ya no existirán, y entonces tendrá que ser la propia dinámica de un ciclo económico alcista el que alimente la recuperación y haga ganar dinero a las empresas. De nada sirve que el PIB crezca al 3% si no se crean empleos, porque el año que viene no habrá nadie para llenar los centros comerciales.

Así, las dos sesiones que más han tirado del mercado últimamente han sido la del pasado viernes, cuando se supieron los datos oficiales de empleo de septiembre, y la de ayer, tras conocerse el dato semanal de peticiones de subsidio de paro.