Revista de Prensa

Prodi, en una tormenta

Los informes sobre presunta corrupción, negligencia y nepotismo en Eurostat, la oficina de estadísticas de la UE, se han convertido en un desagradable escándalo en Bruselas (...). No está claro dónde ha ido el dinero (...). Se especula incluso con que los gestores de Eurostat estaban simplemente esquivando los canales presupuestarios de la UE para evitar los retrasos burocráticos en la adjudicación de proyectos (...).

Gracias al Parlamento Europeo, el caso no se disolverá. (...) El presidente de la CE, Romano Prodi insiste en que cualquier problema en Eurostat se remonta al equipo de su predecesor y que sus propias reformas impiden que posibles fraudes pasen desapercibidos. Es divertido, porque eso fue exactamente lo que dijo Jacques Santer el 16 de marzo de 1999, el día después de que renunciara a seguir aferrándose al cargo (de presidente de la CE) y se resignara a lo inevitable.