Divisas

El euro vuelve a los 1,18 dólares tras marcar nuevos máximos

La moneda única continúa su apreciación frente a la divisa estadounidense, que están en mínimos de cuatro meses. El euro ha escalado posiciones durante la mañana. Llegó a tocar los 1,1860 dólares, a menos de un centavo de distancia de su máximo histórico al que llegó en mayo y junio, antes de que una ola de toma de ganancias lo llevara de nuevo a sus niveles de apertura de la sesión, en torno a los 1,180 dólares.

En Nueva York, los analistas reiteraron anoche que los mercados intuyen la toleracia por parte del Gobierno del progresivo deterioro del dólar que beneficia a las exportaciones y puede contribuir a una reducción del déficit por cuenta corriente de EEUU. De poco sirvieron las últimas declaraciones procedentes de la Casa Blanca sobre su apego a la política de apoyo de un dólar fuerte.

Por otra parte, el dólar ha caído hoy al nivel más bajo en tres años frente al yen. Las autoridades han redoblado las advertencias sobre los rápidos movimientos, pero sospechan que la intervención del Banco de Japón para comprar dólares tuvo poco efecto para detener la caída del billete verde por cuarto día consecutivo.

"A Japón no le gusta lo que está pasando pero se da cuenta que está combatiendo una caída generalizada del dólar y tendrá que aceptar un yen más fuerte", dijo Ian Gunner, director de investigación de operaciones cambiarias de Mellon Financial Corporation. El dólar, que ha perdido más de 5% contra el yen desde mediados de septiembre, cayó por debajo de los 109 yenes, antes de moderar sus pérdidas cuando la versión de una intervención japonesa llegó a las mesas de operación.

El Banco de Inglaterra deja los tipos invariables en el 3,5%

El Banco de Inglaterra ha mantenido en el 3,5% los tipos de interés en Reino Unido, por tercer mes consecutivo, pese a los signos de recuperación económica. El Comité de Política Monetaria de la entidad, formado por nueve miembros, ha optado por dejar los tipos en su nivel más bajo en 48 años.

La decisión no cogió por sorpresa a los analistas, aunque algunos habían pronosticado un incremento tras el anuncio de que el PIB creció más de lo previsto durante el último trimestre. "Aunque se perciben señales positivas desde diversos sectores, los índices económicos se mantienen variables. El Comité no debe precipitarse", sostiene Ian McCafferty, asesor financiero de CBI. "Esta decisión favorece a los comercios", opina el director de las Cámaras de Comercio Británicas, David Frost.