Medios de pago

Incertidumbre en la banca ante la avalancha de normativa de tarjetas

El año más convulso para los medios de pago, controlados por la banca, ha dejado a los tres actores de este negocio (Servired, Euro 6000 y 4B) envueltos en una verdadera avalancha de normas y nuevas exigencias lanzadas por el Gobierno y el Banco de España con el objetivo de que sean más transparentes con los clientes. La maraña normativa depende, en gran parte, de varias resoluciones del Tribunal de Defensa de la Competencia, vigía del negocio.

La preocupación fundamental es saber cómo se desarrollará el futuro decreto que surgirá de la proposición no de ley pactada por PP y CiU en mayo pasado. El fin último es que bajen las comisiones que la banca cobra al comercio por pagos con tarjeta mediante la imposición de unos criterios-guía para fijar las tasas que se cobran las entidades financieras por estas operaciones (tasa de intercambio) y que repercuten en las que abonan los comerciantes. æpermil;ste es el caballo de batalla de la eterna guerra entre banca y comercio.

El propio PP acepta que ha tenido mucho que ver la presión del comercio, ayudado por las grandes superficies, en su decisión de legislar sobre sistemas de tasas en vez de auspiciar un acuerdo entre las dos partes para bajar las tasas interbancarias, como hizo en 1999. Pero no ultimará el decreto hasta que el Tribunal de Defensa de la Competencia se pronuncie sobre una denuncia del comercio, turismo y grandes superficies contra los tres sistemas por 'comisiones abusivas'. Medios de pago y comerciantes esperan el desenlace para antes de fin de año tanto para el veredicto de Competencia como para el decreto. La Confederación Española de Comercio confía en que la balanza se incline a su favor e insiste en que hay establecimientos que pagan comisiones superiores al 3% cuando la máxima tasa entre bancos es el 2,75%.

Además del decreto y la denuncia, interpuesta en abril, los sistemas de pago tienen otros tres frente abiertos: una norma que entra en vigor el día 31 de este mes por el que todos los cajeros tendrán que informar sobre las comisiones a los clientes, la exigencia del Banco de España de mayor información sobre tasas de intercambio, mientras Servired y 4B están pendientes de la autorización de Competencia para sus sistemas de tasas de intercambio. En resumen: les supone un esfuerzo de inversión -que se niegan a cuantificar-, de cambio de tecnología y, en cierto modo, frena posibles planes de futuro ante una posible norma restrictiva. En principio, los titulares de tarjetas no saldrán perjudicados.

Sondeados los tres sistemas sobre la idea de una fusión, que surge cíclicamente, para minimizar problemas, la respuesta general es que 'no la vemos a corto plazo', dicen los tres, 'sobre todo porque no generaría un ahorro significativo de costes', matizan en Euro 6000.

Sin vuelco en el reparto de cajeros

La salida del Banco Sabadell del Sistema 4B, anunciada en julio pasado, para integrar toda su red de 1.134 cajeros a Servired no ha provocado ningún vuelco en el reparto de fuerzas por provincias. La verdadera revolución se dio hace dos años, cuando se materializó el trasvase de grandes entidades como La Caixa y Caja Madrid seguida de una decena de entidades, desde Euro 6000 a Servired.

El traslado de parte de los terminales del grupo Sabadell, presidido por Josep Oliu, no se hará efectivo hasta el próximo enero. Los de la filial Banco Herrero ya estaban bajo Servired.

Según los datos de 4B, el único de los tres sistemas que ha querido difundir cómo queda el nuevo mapa de terminales, el peso de este sistema más Euro 6000 (perteneciente a las cajas de ahorros, con el que mantiene una alianza) sigue siendo mayoritario en el territorio nacional. Servired, por su parte, sigue dominando Madrid, Barcelona, el área de Levante y parte de Castilla y León.

En cuanto a la proclamada alianza 4B-Euro 6000, el sector ve un parón en ella. No hay avances significativos, aceptan ambas partes.

Los frentes abiertos, uno a uno

Pendientes de lo que dictamine el Tribunal de Defensa de la Competencia. Así están los tres sistemas de pago, suerte de asociaciones controladas por la banca. Los frentes abiertos son:

El futuro decreto que reclamará más transparencia en las tasas de intercambio (las que se cobran entre entidades financieras) por los pagos con tarjeta y que se ajusten verdaderamente a los costes de la transacción. El PP no ultimará el texto hasta que Competencia no se pronuncie sobre una denuncia contra los tres sistemas.

La denuncia en masa que interpusieron comercio, turismo, hostelería y grandes superficies ha sido la acción conjunta más dura que han tenido que afrontar los medios de pago. La resolución se espera para antes de fin de año.

El reglamento de cajeros aprobado por Economía para que los cajeros informen al cliente de la comisión que puede tener la operación que realice en los terminales entra en vigor a finales de mes. Los sistemas no dan cifras pero aseguran que se cumplirá el plazo.

La información que ahora reclama el Banco de España sobre comisiones parece tener un problema. Desde el supervisor se dice que no se difundirá y los sistemas piden que se haga pública.

La falta de autorización de Competencia a los sistemas de tasas de Servired y 4B no afecta las comisiones, pero es un arma en manos del comercio para el conflicto.