Pacto de Estabilidad

Bruselas afirma que Francia no ha tomado "medidas efectivas" para reducir su déficit

La Comisión Europea considera que algunas de las medidas tomadas por el Gobierno francés este año "tendrán un efecto marginal sobre el déficit público general en 2003, pero algunas de ellas tendrá un efecto más considerable en el déficit general de 2004", según un comunicado, que asegura que "ninguna es efectiva".

Francia disponía hasta el 3 de octubre para presentar a la Comisión las medidas que prensaba tomar para cumplir las exigencias, a más tardar en 2004. Pero el presupuesto francés prevé para el año que viene un déficit público del 3,6%.

Bruselas señala que las autoridades francesas "han tomado un cierto número de medidas para 2003", como anular créditos al sector público por 1.400 millones, el 0,1% del PIB, suspensión que "pretende cumplir el objetivo previsto del gasto del sector público y no asegurar unos mejores resultados".

Otra de la medidas es la cancelación del reembolso de medicamentos de insuficiente prestación médica" y el aumento de los impuesto sobre el tabaco que entraría en vigor en octubre.

Además, en septiembre las prestaciones sociales de la AGS, fondo dedicado a cubrir los salarios de los trabajadores de empresas en quiebra, se incrementaron ligeramente.

Bruselas destaca que las autoridades francesas "han aplicado con éxito una importante reforma de las pensiones", y que "pese a todo, estas medidas no redujeron sensiblemente el déficit público cíclicamente ajustado de 2003".

Los planes presupuestarios para 2004 incluyen una mejora implícita de la posición presupuestaria cíclicamente ajustada, que coincide con la cantidad mínima del 0,5% del PIB recomendado por el Consejo. Sin embargo, la Comisión cree que "no será suficiente para descender el déficit nominal por debajo del 3% en 2004". De hecho, el anteproyecto prevé que éste pase del 4 al insuficiente 3,6%.

En cuanto a la deuda pública, las autoridades francesas prevén que aumentará del 59% del PIB en 2002 al 61,4% en 2003, mientras que en junio se preveía que fuera del 60,5%. La revisión al alza "refleja casi únicamente el impacto de las revisiones de los cálculos del déficit durante" el presente año.

Para Bruselas, "ésta es la prueba de que las autoridades francesas no tomaron medidas para limitar el aumento en la deuda pública en 2003, tal y como recomendó el Consejo en junio".