æscaron;ltima

Porsche diseña muebles para la valenciana Celda

La mítica marca de automóviles ha desarrollado una línea de mobiliario en la que destaca la ausencia de elementos superfluos. Es la primera vez que sus diseñadores se enfrentan a los muebles

Automóviles deportivos de muy alta gama. Eso es lo primero que viene a la mente cuando se escucha la palabra Porsche. Sin embargo, el trabajo de diseño de la mítica casa del modelo 911 va más allá. La compañía cuenta con una filial, Porsche Design, dedicada a aplicar a cualquier artículo los conocimientos que los años de trabajo en el sector del automóvil les ha dado, ya sean relojes, plumas, maletas, gafas, accesorios de golf o, la última incorporación a su catálogo, los muebles.

La empresa valenciana Muebles Celda tenía en mente hacía años poner en marcha una filial dedicada a producción de muebles de diseño, casi muebles de autor. Y en la Feria Internacional del Mueble de Valencia, cuya XL edición se celebra esta semana, ha presentado Uno Design, la empresa que ha desarrollado tres colecciones nuevas de mobiliario, una de ellas diseñada por el estudio de diseño de Porsche.

Los ingenieros del lujo han creado toda una línea de mobiliario para la empresa valenciana, en la que mezcla tecnología y sencillez. 'En el lenguaje de diseño de Porsche no hay nada de decoración. Es la propia forma y los materiales los que definen las piezas', explica Christian Schwamkrug, responsable del equipo que ha desarrollado la colección Blade. Se trata de un sistema de módulos que permite al usuario adaptar el mueble a sus necesidades.

æpermil;sta es la primera vez que Porsche entra en este sector. 'Tuvimos que estudiar el sector, empaparnos de él para poder sacar las líneas de lo que queríamos hacer', explica Schwamkrug. Porsche ya había trabajado en España con otra empresa valenciana, en este caso de iluminación, Antares.

'Trabajar con Porsche Design ha sido un reto que esperamos continuar en el futuro, porque su nivel de exigencia nos garantiza una calidad que buscamos', señala Salvador Celda, gerente de la empresa, que hoy factura algo más de 10 millones de euros pero confía en duplicar ventas en un par de años gracias a la nueva actividad. Se trata de crear nuevos productos para abrir mercados en un sector estancado: facturó 8.419 millones de euros en 2002, ligeramente menos que un año antes.