Elecciones

El PP conserva el control de Caja Madrid y mantiene a Romero de Tejada en el Consejo

Sólo dos miembros de la Asamblea (con 320 asientos) han faltado a la reunión celebrada hoy en Madrid a puerta cerrada para renovar parte del consejo de administración de la cuarta entidad financiera del país (con seis millones de clientes en toda España). Hasta ahora el Partido Popular dominaba el órgano directivo, en cuya cúspide colocó en 1996 a Miguel Blesa, amigo del presidente del Gobierno, José María Aznar, gracias a su avance en las elecciones locales y autonómicas de un año antes y a un acuerdo con Comisiones Obreras al que se sumó Izquierda Unida.

Mayoría del PP

Antes de la reunión de hoy, el PP contaba hasta hoy (entre sus propios representantes y otros consejeros afines) con 11 de los 20 miembros del consejo, pero la votación se presentaba tan reñida que podía incluso propiciar un relevo de mayorías a favor de la izquierda política y sindical (PSOE, IU, CC OO y UGT), que hasta ahora contaban con 9 miembros y aspiraba a lograr 11 sobre un total de 21 (la nueva Ley de Cajas amplía el número de consejeros de 20 a 21).

En ese caso, Blesa hubiera quedado al frente de un consejo ideológicamente contrario a su política. Sin embargo, sólo podría ser sustituido con el apoyo de 14 consejeros, por lo que su puesto no corría peligro. A la postre, las divergencias en el seno de CC OO y la falta de acuerdo entre PSOE y IU a la hora de pergeñar una estrategia para desplazar al PP ha permitido a este partido revalidar su hegemonía.

Romero de Tejada y 'la trama'

La clave de la votación se encontraba en los tres puestos en disputa en el apartado de la Asamblea de Madrid. El PP confiaba lograr dos de ellos (para los que se postulaban Blesa y el secretario general del partido en Madrid, Ricardo Romero de Tejada); pero si la izquierda sindical y política unía todos sus votos a favor de las dos candidaturas socialistas, el puesto de Romero de Tejada podía peligrar.

Ese era el principal objetivo del PSOE, que considera al dirigente popular la piedra angular de la supuesta trama urbanística que favoreció la fuga de dos de sus diputados autonómicos por Madrid, Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez, impidió un Gobierno de izquierdas en la comunidad y obligó a convocar elecciones anticipadas.

Ayuda extra para el PP

Pero la lista presentada por el PP para renovar los puestos de Blesa y Romero de Tejada ha logrado 188 votos, frente a los 80 y 50 de las dos candidaturas del PSOE. Así, los dos consejeros afines al partido de centro-derecha se mantienen en el órgano de dirección de la entidad, que cuenta con 11 asientos de esta corriente frente a los 10 de la izquierda. El Partido Popular contaba sólo con 162 votos, por lo que ha logrado el apoyo de otros 26 asistentes (afines a Izquierda Unida o a la sección de banca de CC OO, fiel a la dirección federal del sindicato).

El asiento que sí ha ganado la izquierda cae dentro del apartado de Entidades Representativas. Para este conseguir este consejero, CC OO, completamente dividida, ha presentado dos candidatos: Rodolfo Benito (el que fue secretario de Organización de la dirección federal del sindicato hasta que discrepó con José María Fidalgo y fue sustituido), apoyado por la sección madrileña de la central; y un profesor de la Universidad Complutense vinculado a IU y apoyado por la dirección de CC OO (aunque no por su sección sindical en el centro educativo, que respalda a Benito). Benito ha logrado 121 votos, frente a los 106 del representante de la CEIM (afín al PP) y los 42 del profesor de la Complutense.

Una votación compleja

La Asamblea General de Caja Madrid celebrada esta tarde en los recintos feriales del Campo de las Naciones se presentaba cuando menos de resultado incierto. Estaban convocados sus 320 miembros, pero descontadas las probables ausencias el PP espera aglutinar a 162 consejeros y la izquierda, sin fracturas, a 158. Eso, si no faltaba nadie.

La votación eran en realidad tres votaciones. La primera para decidir los consejeros que se renuevan por parte de los ayuntamientos. Aquí la única incógnita era dirimir si UGT lograba un puesto en el consejo, en detrimento de IU, o si esta federación mantiene el que tenía. Al final el PP se ha quedado con 3 consejeros, el PSOE con 2, y el sindicato ha logrado 1 en detrimento de IU, que queda también con 1.

En la votación de entidades representativas, ha salido elegido un representante de los sindicatos (Benito) y otro de la patronal (el de CEIM). Por último se han disputado los tres consejeros que corresponden a la Asamblea regional.