æscaron;ltima

EMTS resucita 2.000 móviles averiados al día

La multinacional austriaca tiene 19 centros en España, donde se encarga del servicio posventa de 15 fabricantes de telefonía. Para atraer clientes ofrece reparaciones en una hora y entrega a domicilio

Abrir una red de talleres de teléfonos móviles hace 19 años podía resultar una idea descabellada, pero el tiempo ha demostrado que tenía futuro. El mercado español roza actualmente la saturación, con más de 30 millones de terminales en la calle; los operadores ya no regalan nada, y el usuario parece pensárselo dos veces antes de desprenderse de su teléfono averiado.

La iniciativa correspondió a la española STC en 1984, entidad que fue absorbida por la austriaca EMTS en 2001. Esta firma ha continuado con la misma línea de negocio y arregló el año pasado más de 420.000 teléfonos móviles en España, lo que supuso una facturación de 15 millones de euros. El rompecabezas de piezas que es un móvil roto se resuelve en sus 18 centros propios y en un laboratorio ubicado a las afueras de Madrid.

La compañía cuenta con una plantilla de 246 empleados que reciben una media de 2.000 terminales diarios. 'Alrededor del 80% de las reparaciones las cubren las garantías de los fabricantes, de los que nos hemos convertido en servicio técnico oficial', explica Ángel Gigorro, gerente de la zona centro de EMTS. Los acuerdos de su empresa alcanzan a los principales proveedores: Nokia, Siemens, LG, Alcatel, Motorola y otras diez marcas.

¿Pero qué sucede cuándo concluye el periodo de garantía? æpermil;sta es la pregunta que atañe al 20% de los clientes de EMTS. 'Cuando ya no tienen el respaldo del fabricante también se los arreglamos, pero la factura suele representar entre 30 y 40 euros para el propietario', asegura Gigorro.

Un 60% de las incidencias registradas tienen que ver con mecánicas o software, según cita un estudio de Nokia. Las averías más frecuentes son la rotura de la pantalla, carcasa, teclado o las deficiencias de cobertura. En cuanto a las tripas del terminal, cada vez es más complicado llegar al punto dañado: 'Lo normal es cambiar directamente la placa base', comentan en EMTS.

Para acrecentar su nómina de clientes, esta cadena de talleres especializados ofrece dos nuevos servicios a pie de calle. El primero incluye la reparación y la entrega a domicilio por un precio adicional de 5,99 euros. Y el segundo, indicado para quienes tienen una fuerte dependencia telefónica, ofrece el arreglo en una hora.

Parte de los usuarios que han pasado por un establecimiento de EMTS tras el verano -aproximadamente el 10%- llegan con el teléfono estropeado debido al efecto de la humedad. 'Cada vez es más habitual llevarlo en la playa, pero casi nadie reconoce que lo ha mojado o que se ha dado un chapuzón con él en el bolsillo', ironiza Ángel Gigorro.