Divisas

El euro cede posiciones frente al dólar tras el buen dato del PIB de EE UU

La divisa europea se mantiene en una banda entre los 1,145 y 1,15 dólares, después de haberse relajado las fluctuaciones del billete verde, que se iniciaron el lunes tras la evidencia de que tanto Estados Unidos como el G-7 apuestan por un dólar débil. Ayer, el euro experimentó una revalorización moderada después de conocerse el indicador IFO sobre confianza empresarial alemana, que subió por quinto mes consecutivo y se situó en su nivel más alto en 16 meses.

En el mercado de divisas de Francfort, un euro se paga a las 17.30 horas a 1,148 dólares, variación a la baja del 0,1% respecto al precio registrado esta mañana, 1,1482 dólares. Esta tarde, el Banco Central Europeo ha fijado el cambio oficial del euro en 1,1487 dólares.

El PIB estadounidense creció un 3,3% entre abril y junio, frente a las cifras del primer trimestre del año, dos décimas por encima del último cálculo realizado hasta ahora, lo que desencadenó una recogida de beneficios de las ganancias registradas por la divisa europea esta semana. Tras la publicación de estas cifras macroeconómicas estadounidenses, la moneda única cayó hasta los 1,1443 dólares, si bien había logrado cotizar previamente a 1,1500 dólares, el valor máximo del día.

Las perspectivas positivas para el euro son una señal de la debilidad del dólar y no de una fortaleza propia de la divisa europea, apuntaron los operadores.

Evolución

El dólar comenzó a caer fuertemente el lunes, después de que el Grupo de los Siete países más industrializados (G-7), reunidos el pasado fin de semana en Dubai, pidiera más flexibilidad en los mercados de divisas.

Los inversores interpretaron esta postura como un llamamiento a algunos países asiáticos, en especial a Japón, para que dejen de intervenir con el fin de debilitar sus divisas en relación con el dólar para favorecer sus exportaciones.

La próxima semana los mercados de divisas pueden verse influenciados por la publicación de más cifras económicas en EEUU, como los datos del desempleo, el índice de gestores de compra del sector manufacturo de Chicago en septiembre y el de confianza del consumidor, así como por los precios del petróleo, aunque en este último caso en menor medida.

Los operadores prevén que el euro se cambie en los próximos días entre los 1,1350 y los 1,1525 dólares.