Control

Galán adelgaza la estructura y asume un mayor control directo de Iberdrola

El consejo de Iberdrola ha dado un mayor control directo de la compañía a su primer ejecutivo, Ignacio Sánchez Galán. La eléctrica vasca ha reorganizado su estructura ejecutiva de primer nivel, ha reducido de siete a tres sus direcciones generales y ha incorporado a Julián Martínez Simancas, ex responsable del departamento jurídico de SCH, que se implicará directamente en la gestión apoyando a Galán al frente del grupo eléctrico.

Encauzado el plan estratégico 'antes de lo previsto', es hora de realizar cambios o, al menos, remodelaciones. Esa parece ser la estrategia que ha debido motivar los cambios realizados por Ignacio Sánchez Galán, vicepresidente y consejero delegado de Iberdrola, en la cúpula ejecutiva de la compañía vasca, una filosofía visada y aprobada por su máximo órgano de gobierno el pasado martes.

La modificación del organigrama supone, de hecho, un mayor control directo de la sociedad por parte de Galán, aunque éste ya contaba con todos los hilos del poder. Íñigo de Oriol, presidente de la compañía, se mantiene como responsable del consejo, pero no de la gestión. Fuentes de Iberdrola enmarcan este cambio en 'una mayor racionalización en la distribución de las distintas áreas de negocio y corporativas, agrupando las dependencias directas'.

Así la reorganización supone la reducción a tres de las direcciones generales, que hasta ahora se elevaban a siete, así como un mayor control por parte de los ejecutivos que dependen directamente de Galán. Fernando Bécker, responsable de recursos humanos y servicios; José Sainz Armada, del gabinete económico y financiero, y José Luis Sampedro, de administración, control y regulación, ganan peso en el organigrama, pero buena parte de la gestión diaria descansará directamente en la figura del vicepresidente de la compañía eléctrica. Una política que, hasta ahora, estaba más repartida.

IBERDROLA 9,96 -0,89%

Como consecuencia de todos estos cambios ha emergido la figura de Julián Martínez Simancas, que pasa a formar parte del reducido grupo de ejecutivos ligados directamente a Galán. Martínez Simancas formó parte del equipo directivo de primer nivel del SCH como máximo responsable de su equipo jurídico. Su salida de la entidad financiera se produjo casi a la par de la de Ángel Corcóstegui, antiguo consejero delegado del banco presidido por Emilio Botín.

Incorporación

Julián Martínez Simancas trabajaba hasta ahora como asesor externo de Iberdrola y su relación con Galán se remonta a cuando éste estaba al frente de Airtel. Además ha compartido despacho profesional con el propio Corcóstegui, uno de cuyos principales clientes es CVC Capital Partners. Este fondo de inversión fue el que compró a Iberdrola su red de alta tensión por 800 millones de euros y posteriormente vendió a Red Eléctrica el 25% de Redalta, la sociedad mediante la cual instrumentalizó la operación.

Una de las novedades en el comité directivo es la creación de una dirección para América Latina, así como la desaparición de la dirección de medios.