Tribunales

El presidente de Deutsche Bank será juzgado por fraude por el caso Mannesmann

Josef Ackermann, presidente del Deutsche Bank, será enjuiciado por fraude en relación con las indemnizaciones concedidas al jefe de la operadora germana de telefonía Mannesmann en el proceso de fusión con la británica Vodafone. Un portavoz de la entidad ha confirmado la noticia, tras agregar que Ackermann, de nacionalidad suiza, cuenta con todo el apoyo del consejo de supervisión del banco por considerar que éste actuó de forma correcta y justa en este caso.

Tras la adquisición de la división de telefonía móvil de Mannesmann por Vodafone en febrero de 2000, varios miembros de la dirección de la compañía alemana, incluido su presidente, Klaus Esser, recibieron más de 50 millones de euros de finiquitos e indemnizaciones.

Ackermann pertenecía a un comité de cuatro miembros del consejo de supervisión de Mannesmann que aprobó las retribuciones multimillonarias pocas horas después de que esta firma cerrara el trato con Vodafone. Esser, ex presidente de Mannesmann, percibió 14,6 millones de euros de finiquito más otros 16 millones de euros de prima del importante accionista del grupo Hutchinson Whampoa de Hong Kong, que se benefició de la transacción al incrementarse el valor de su participación.

Ackermann pertenecía entonces a la junta directiva de Deutsch Bank y sustituyó en mayo de 2002 a Rolf E. Breuer al frente de la primera entidad bancaria alemana.