Sanción

El Tribunal de la UE rechaza la apelación de Volkswagen y confirma su multa récord

El Tribunal de Justicia de la UE ha rechazado hoy el recurso de Volkswagen contra la decisión en primera instancia que confirmaba la condena a este grupo a una multa récord por incumplimiento de la normativa europea en materia de competencia.

La corte de las Comunidades Europeas ha rechazado el recurso dando los mismos argumentos esgrimidos el 6 de julio de 2000 por el Tribunal de Primera Instancia. La Comisión Europea se ha congratulado de que aquella decisión trascendental fuera conformada hoy en apelación y ha precisado que "tal y como prevé la UE, los consumidores tienen libertad de comprar los vehículos de motor en los Estados miembros de la UE de su elección". "Esta libertad central del mercado único europeo está recogida en nuestra decisión del 28 de enero de 1998", ha resaltado un portavoz del Ejecutivo comunitario en un comunicado.

La Comisión ha recordado hoy que "los acuerdos entre constructores y sus filiales no pueden restringir las ventas en un Estado miembro al consumidor final desde otro Estado miembro". Ha destacado que "los constructores no pueden imponer cuotas de

suministro o sistemas de bonificaciones a sus distribuidores en un Estado miembro para desanimarles a vender a residentes en otros Estados miembros".

Las inflacciones de Volkswagen

El 6 de julio de 2000, el Tribunal de Primera Instancia de la UE confirmó la existencia y la gravedad de las infracciones cometidas por el grupo Volkswagen al obstaculizar la adquisición de vehículos en Italia por consumidores finales no italianos. Esa instancia confirmó en lo esencial la multa de la Comisión Europea en 90 millones de euros.

El 28 de enero de 1998, la Comisión adoptó una Decisión por la que se sancionó la actitud de Volkswagen y de sus filiales Audi AG y Autogerma SpA por infringir

normas del Tratado CE en materia de competencia en el mercado común. En esta ocasión, la Comisión imputó a esta compañía el haber celebrado acuerdos con sus

filiales y con los concesionarios italianos de su red de distribución con objeto de prohibir o restringir las ventas en Italia de vehículos Volkswagen y Audi a consumidores finales de otros Estados miembros, así como a concesionarios de su red establecidos en otros Estados miembros.