Comparecencia

Caruana afirma que actuó 'en tiempo' ante la crisis de Eurobank

La institución que represento ha detectado tempranamente la situación, ha actuado diligentemente y ha atajado con prontitud el rápido deterioro de la entidad'. El gobernador del Banco de España se mostró así de contundente ayer frente a la Comisión de Economía del Congreso.

Su intención era zanjar las críticas vertidas durante el último mes y medio contra la actuación del supervisor en torno a Eurobank. El gobernador no alcanzó del todo su objetivo. Caruana alabó en todo momento la labor del supervisor, la cual evitó 'situaciones nada deseables' y 'ha reducido escenarios de riesgo desproporcionado'.

En primer lugar, Caruana calificó de 'episodio ocasional, puntual y aislado' esta crisis, que no altera 'la inmejorable salud' del sistema. Además, el gobernador reflexionó sobre el papel del Banco de España. 'Pensar que la existencia de un supervisor, por muy eficaz que éste sea, puede ... impedir la crisis de una entidad por inadecuadas políticas de gestión o actuaciones irregulares no se ajusta a la realidad ni a los objetivos de los supervisores'. Además, indicó que Eurobank ha sido una entidad con pérdidas cubiertas por la 'determinación y voluntad' de los accionistas, y que si los propietarios confían en su proyecto, éstos 'no pueden encontrar objeción ni cortapisas por parte del supervisor, siempre que su actuación no colisione con la normativa'.

Rechazo categórico

Dicho esto, Caruana rechazó categóricamente que el Banco de España haya tardado en reaccionar. Los tiempos de actuación, explicó, han estado condicionados por 'unos plazos determinados por el estricto respeto del marco regulatorio' del sistema. 'Aun a costa del lógico deseo de celeridad', añadió.

En consecuencia, asegura el gobernador, el Banco de España ha tenido que esperar hasta que se dieran las 'condiciones objetivas necesarias' para llevar a cabo la intervención. Es más, durante el turno de réplica, Caruana respondió al portavoz socialista Antonio Cuevas, que han de ser 'más explícitos en la ley' si se quieren intervenciones por irregularidades que ahora resultan insuficientes.

Para convencer a la oposición de sus argumentos, Caruana desgranó cada una de las actuaciones del Banco de España desde 1996, año en que Eduardo Pascual tomó el control de la entidad.

Inspección por inspección, Caruana recordó que Eurobank ha sido asunto tratado en 29 sesiones de la Comisión Ejecutiva del supervisor. Este órgano ha incoado cuatro expedientes a la entidad y a los gestores y ha emitido 68 resoluciones de obligado cumplimiento. Entre ellas, la obligación de recapitalizar el banco con 15 millones en cuatro años o el abandono de distintas operativas de riesgo. Gracias a estos requerimientos, aseguró Caruana, fue posible que el banco presentase una gran liquidez en el momento de su intervención.

Caruana se detuvo en lo que calificó 'última etapa' del banco, que va desde finales de 2002 hasta la actualidad. El banco venía presentando repetidas insuficiencias de recursos propios. En febrero de 2003, el banco revisó los estados financieros sobre diciembre de 2002. Esta revisión concluyó en 'importantes ajustes patrimoniales' que rebajaron los recursos propios a 12 millones.

Este dato fue clave, ya que fue el que abrió la posibilidad de una actuación por parte del Banco de España. Eurobank había incurrido en una falta muy grave tras haber estado seis meses por debajo del mínimo legal de recursos propios, fijado en 18 millones.

En esta época, el banco además había iniciado una 'huida adelante' con la comercialización de los unit linked Inversión Creciente para captar más fondos que se colocaban en activos de Excell Life, entidad fuera del su ámbito de supervisión. En marzo de 2003, exigió el cese de su comercialización hasta que se diera más información a los clientes. Eurobank nunca hizo caso.

Mensaje de tranquilidad pese a la falta de comprador

Caruana aprovechó su intervención para lanzar un mensaje de tranquilidad. El gobernador reiteró que el banco goza 'de un alto grado de liquidez' gracias a las ampliaciones de capital a que le ha obligado en los últimos cuatro años y que suman 15 millones.

Estos recursos hacen que el banco 'cuente con recursos propios contables positivos y que su balance patrimonial sea suficiente para atender la devolución de los depósitos 'siempre que no aparezcan pasivos contingentes no contabilizados'.

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, manifestó ayer que los 1.936 clientes con depósitos superiores a 20.000 euros formarán parte del grupo de acreedores y sólo recuperarán sus inversiones si el balance del banco es correcto y no registra 'pasivos ocultos'.

Caruana aseguró que no existe solicitud alguna de adquisición de la entidad en el Banco de España, aunque reconoció que ha habido cartas y consultas de entidades, en referencia a Caixa de Llobregat.

La intervención no convenció a PSOE e IU

El gobernador soportó durante toda la maña de ayer duras críticas por parte del PSOE y de IU. Antonio Cuevas, portavoz del PSOE, calificó la actuación del Banco de España de 'Prestige financiero' y tachó la intervención de Caruana de 'patética y triste'. Por ello, reclamó que 'deje el puesto' por 'no hacer lo debido'.

Cuevas acusó a Caruana de actuar al dictado del Gobierno. Es más, Cuevas insistió en que la intervención no se produjo en 1998 porque afectaba a las relaciones con CiU, partido que gobernaba la Generalitat y que era socio del Partido Popular.

El portavoz de IU, Francisco Frutos, criticó la 'pasividad y la tolerancia extrema' del supervisor. 'El Banco de España actúa como hooligans de la política económica del Gobierno', aseveró.

La respuesta del PP la dio su portavoz económico, Vicente Martínez-Pujalte, quien acusó al PSOE de haber 'perdido la orientación' y poner en entredicho a todas las instituciones para obtener beneficios partidistas. Martínez-Pujalte señaló al término de la sesión que la actuación del Banco de España es 'encomiable', así como su defensa de las garantías de los consumidores.