UMTS

El auditor advierte de las dificultades de Xfera por sus abultadas pérdidas

La no disponibilidad de la tecnología de la tercera generación de telefonía móvil (UMTS) y el incumplimiento de las expectativas sobre el crecimiento del mercado han impedido el lanzamiento comercial de la operadora Xfera, que anunció la paralización "temporal" de su actividad en 2001.

El País advierte de que el cuarto operador de telefonía móvil "sigue sin despejar su futuro", aunque no peligra -apunta- su salud financiera, desde que junto a Telefónica Móviles, Vodafone y Amena, ganara en marzo de 2000 la licencia de UMTS. Según la publicación, en las últimas cuentas de Xfera, correspondientes al ejercicio de 2002, refleja unas pérdidas de 124 millones de euros, frente a los números rojos de 7,4 millones que registró el año anterior.

El País asegura que dicho balance puede ir a peor, dado que la operadora ha registrado como un ingreso los 58,7 millones de créditos fiscales e impuestos anticipados por las pérdidas incurridas en el ejercicio, que prevé recuperar en los plazos legalmente establecidos de acuerdo con las proyecciones financieras del nuevo plan de negocio, reelaborado en 2002.

Pero el informe del auditor, Deloitte & Touche, advierte que "del éxito, dada la propia naturaleza de cualquier plan de negocio, basado en expectativas futuras e hipótesis, pueden surgir diferencias significativas entre los resultados proyectados y los reales". También calcula que si no se recuperan los créditos fiscales en los próximos diez años, la operadora "estaría hinchando las cuentas al figurar como activos", siempre según El País.