Motor

El coche más rápido del mundo

Unos 180.000 euros, una tarifa que varía en función de lo que cada cliente solicite, es lo que viene a costar un Bentley Continental GT. Se trata de un automóvil de dos puertas (montado sobre la planta de un VW Phaeton) y casi cinco metros de longitud (como un Audi A8), con cuatro asientos independientes y buen maletero que, curiosamente, no tiene parangón en el mercado. Y no sólo por su extrema capacidad -velocidad punta próxima a 310 km/h, aceleración de 0 a 100 km/h en valores simétricos a los de un Porsche 911 Carrera-, sino porque, ni por precio, tecnología ni, desde luego, exclusividad hay vehículo en estos momentos capaz de hacerle el menor atisbo de sombra. æscaron;nicamente Mercedes-Benz cuenta con un producto vagamente similar, el CL, o bien Aston Martin, aunque cualquiera de sus modelos (DB7, Vanquish) se enmarcan en una órbita más deportiva.

Por ello el Continental GT es, simplemente, único, además de soberbio. De eso se encarga el buen hacer que en materia de calidad imprime la mano del consorcio alemán Volkswagen, que opera en Bentley a pleno rendimiento desde comienzos de este año, aunque su actividad en la firma de Crewe (Inglaterra) se desarrolla desde 1998. En conjunto, Volkswagen ha destinado 500 millones de libras (725 millones de euros) a renovar Bentley de arriba abajo. Pues bien, de esa cifra 217 millones de libras (unos 315 millones de euros) han ido a parar al desarrollo del Continental GT, lo que da una idea del esfuerzo y objetivos perseguidos. Por ejemplo, ahora la marca sigue combinando la artesanía en materia de acabados: cuero, apliques de madera, cromados..., pero con una ingente aplicación tecnológica -todas las tapicerías se cortan con láser-. Lógico, sus responsables son conscientes de que el cliente de un coche como el Continental GT busca el sabor que imprime una mano de obra experta y delicada, pero a la vez un producto carente de cualquier imperfección estructural.

De ahí las excelencias que el coche demuestra una vez en marcha. A su excelente calidad de rodadura -no hay ruidos ni vibraciones de ninguna clase, y sí mucha firmeza y confort- suma una manejabilidad excepcional, fruto de una bien concebida dirección servoasistida en función de la velocidad y de la inclusión de un sistema de tracción total permanente similar al que llevan los Audi quattro con ESP (programa de estabilización electrónica, por sus siglas en inglés). Respecto al motor, se trata de un bloque 6.0 de 12 cilindros en W, que a partir de su doble turbo entrega 500 caballos de potencia, libres de cualquier rudeza o bache de energía; la transmisión automática, de origen ZF, dispone de seis relaciones y modo de trabajo semimanual.

Pero de nuevo es en el habitáculo donde se disfruta de un automóvil de esta categoría. En él se respira lujo a raudales, pero un lujo bien concebido y mejor desarrollado, con guiños clásicos aquí y allá, pero con una ubicación de cualquier mando y una ergonomía general excelentes. De paso, el cuero se extiende por doquier, mientras que la madera -de la de verdad- hace acto de presencia en salpicadero, consola y puertas. En las plazas traseras no sobra mucho sitio -claro está, es un coupé-, pero desde Bentley aseguran, y en gran medida aciertan, que han desarrollado un vehículo en el que cuatro personas puedan hacer frente a un largo trayecto en carretera sin que en ningún momento se atisben sensaciones claustrofóbicas. Vaya, lo que en Bentley llaman evitar 'ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda'.

Más de 30 novedades en el Salón de Fráncfort

Fráncfort es uno de los salones internacionales del automóvil predilectos de los fabricantes. La ciudad alemana se convierte entre el 8 y el 21 de septiembre en el mayor escaparate del automóvil de Europa. Una cita que en la edición anterior, en 2001, se vio ensombrecida en su inauguración por los atentados terroristas del 11-S. En menos de dos horas quedaron desiertos todos los stands.

Pero Fráncfort recupera su glamour como cita bianual de la moda del automóvil (se celebra en años impares y el Salón de París, en los pares) para reunir a los mejores fabricantes, carroceros, diseñadores y ejecutivos del mundo de las cuatro ruedas. Por ejemplo, en la edición que abre sus puertas la próxima semana, Alfa Romeo desvelará la nueva imagen de su buque insignia 166, con dos nuevos motores: un gasolina 3.2 de 250 CV y un 2.4 JTD de 175.

Audi llevará nuevas mecánicas en todas sus gamas, como los 1.4 TDI de 90 CV para el A2, motor 1.6 FSI de 150 CV, en los modelos A3 y A4 o, sin ir más lejos, un inédito TDI de 230 CV, que irá a parar al A8. El fabricante bávaro BMW mostrará su nuevo cupé Serie 6, de 333 CV, y el flamante X3, mientras que el fabricante francés Citroën acude con el utilitario C2.

Otro tope de gama que se renueva es el Chrysler 300M (desde ahora, 300C). Por lo que respecta a Ferrari, enseñará el sustituto del actual 456 GT, también cupé, también V12, y también 2+2, mientras Fiat exhibirá sus Panda e Idea, el primero con muchos visos para ser Coche del Año 2004 en el Viejo Continente. Y más glamour en Fráncfort de la mano de Maserati y Mercedes. La marca de Ferrari tiene previsto mostrar su berlina tipo cupé Quattroporte, de la que hace poco dio a conocer las primeras imágenes oficiales, mientras que el fabricante de Stuttgart expondrá la versión definitiva de su ensoñador descapotable SLR, valorado en al menos 360.000 euros.

Tampoco faltarán en el salón alemán propuestas atrevidas, como los Hyundai CCS V6 -versión descapotable del cupé-; Lancia Fluvia, un cupé que rememora todo un clásico en la marca, o Peugeot Elixir, un prototipo de 4,73 metros de largo, que cuenta con tres puertas, motor V6 2.7 HDi de 200 CV y muchas de las soluciones que se aplicarán, a partir de 2004, en la berlina 407. Además, Skoda anticipa con el Roomster lo que bien podría ser un futuro vehículo monovolumen en la marca checa, mientras Daewoo presentará UniVerse, un concept de 190 CV que rivalizaría con el Renault Espace IV. Esta marca acude a Fráncfort con Be Bop, dos pequeños monovolumen en versiones Sport, de 225 CV, y SUV 4x4, que entrega 115 y exhibe una suspensión elevada 130 mm. Nuevos son también el Toyota CS&S, tipo roadster biplaza, con motor híbrido; Porsche Cayenne V6 250 CV, con una tarifa aproximada a los 48.000 euros; Volvo S40, y Kia miniutilitario, con mecánicas de gasolina 1.0 y 1.1. Sin embargo, Fráncfort será el salón de los compactos superventas. De ahí la presencia de los nuevos Opel Astra -a la venta en 2003-, VW Golf V -a partir de este otoño- y Renault Mégane Sport Sedán y Grand Tour, de aparición inminente.

F

En España ya se han vendido 60 unidades

Desde que hace escasas fechas arrancase la andadura comercial del Bentley Continental GT en nuestro mercado, 60 clientes han optado por el exclusivo vehículo. A la vista de la evolución, parece acertada la previsión de los fabricantes de automóviles de lujo en el sentido de que, lógicamente a escala mundial, hemos vuelto a la época en la que el mercado puede asumir con solvencia vehículos por encima de 200.000 dólares (unos 184.000 euros).

Por ello no sería de extrañar que la cifra de 160.000 unidades/año prevista para todo el planeta, en la rama de automóviles de lujo superior se quedara incluso corta.

En todo caso, en España el grupo importador Bergé y C. De Salamanca, con sede en Marbella, parecen haber tomado buena nota de las indicaciones de una marca que ha depositado su confianza, para este automóvil, en un cliente entre 5 y 10 años más joven que el tradicional, con una fortuna media calculada en unos 12 millones de euros, autodidacta, amante del arte, el golf y, desde luego, los automóviles, que bien puede ser mujer -en Bentley apuestan con firmeza por la ampliación de su clientela femenina- y que adquiere un vehículo de las características del Bentley Continental GT como si de una obra de Antoni Tàpies, Miró o Picasso se tratase.