Medios

Vivendi acuerda la fusión de sus activos de ocio con NBC

En este punto, y hasta el acuerdo definitivo, ambas partes se ocupan de resolver los tecnicismos de un acuerdo en el que participan dos empresas con estructuras muy complejas, decía ayer Bob Wright, presidente y consejero delegado de NBC, en declaraciones a su propia cadena. 'æpermil;ste es un acuerdo muy bien negociado y en unas semanas tendremos el definitivo', comentaba Wright, con una no disimulada satisfacción que compartía con sus pares de Vivendi.

'Creo que tenemos un muy buen acuerdo', aseguraba ayer el consejero español de la empresa francesa Fernando Falcó, marido de Ester Koplowitz, a la salida de la reunión celebrada ayer en París en la que se dio la luz verde al acuerdo mientras se desestimaba la propuesta de Edgar Bronfman Jr.

Wright aseguraba ayer que con esta transacción que forma una nueva empresa, NBC Universal, la cadena de televisión ha aprovechado la oportunidad que se le presentaba para transformarse a sí misma tras 77 años de vida.

Según este preacuerdo de fusión, se 'creará uno de los grupos mediáticos más rentables y de mayor crecimiento del mundo'. 'La propiedad será en un 80% del grupo eléctrico GE, la matriz de NBC, y el 20% de Vivendi Universal'. Ni Wright ni Jean Bernard Levy, director general de Vivendi Universal, quisieron aclarar ayer qué futuro tendría ese 20%, aunque GE tiene la opción de adquirirlo para 2006. Vivendi tendrá la opción de vender una parte anualmente por una cantidad no explicada ayer por su presidente, Jean-René Fourtou.

Según los cálculos pro forma elaborados por ambos equipos negociadores, la nueva compañía tendrá unos ingresos de 13.000 millones de dólares en 2003, un Ebitda (flujo de caja operativo) de 3.000 millones y 'el mayor margen operativo de los mayores grupos de televisión de Estados Unidos'.

Wright presidirá esta nueva empresa que une los activos de NBC y Vivendi Universal, es decir, cadenas de cable como USA Network, Sci-Fi Channel, CNBC, MSNBC (que posee con Microsoft), Bravo y la hispana Telemundo, la productora de cine Universal Pictures (con más de 5.000 títulos) y otra de televisión, además de cinco parques temáticos (incluida una participación en el español Port Aventura). El año pasado, los activos de la empresa sumados tuvieron unas ventas de 14.500 millones de dólares.

Si la transacción se concreta finalmente, y Vivendi Universal se valora en los 14.000 millones de dólares (unos 12.600 millones de euros) que la empresa francesa dice, el consejero delegado de GE, Jeffrey Immelt, se enfrentaría a la operación más grande que ha llevado a cabo desde su llegada al puesto en septiembre de 2001. Pero también supone todo un apoyo a un negocio que contribuye al 5,5% de los ingresos del grupo eléctrico.

Alivio de deuda

Además del cobro del 86% de los 3.600 millones de dólares a pagar en metálico a los accionistas de VUE, Vivendi saca de su balance 1.600 millones de dólares de deuda de su filial, según aclaraban ayer los dos nuevos socios.

El alivio para las cuentas de Vivendi es lo que ha buscado Fourtou desde que llegó a su presidencia tras la convulsa expulsión de su predecesor en el cargo, Jean-Marie Messier, que llenó de deudas a la compañía de aguas francesa para crear un imperio mediático tras comprar Seagram a la familia Bronfman en 2000 por 30.000 millones de dólares.

Curiosamente, Fourtou, que ha querido deshacer el sueño de Messier (él mismo se refirió a él como 'Hollywood dream') matizaba ayer ante la NBC este cambio de táctica y sonreía al ser preguntado si realmente él había hecho lo que Messier deseaba. 'No creo que una empresa francesa hubiera podido estar en este negocio sin el suficiente peso, apoyo y dinero', afirmó, para aclarar que ahora se ven 'reforzados' también en el negocio musical y en Canal Plus. Sólo un pero: 'La deuda es aún un problema', dice Fourtou.

Bienvenida en los parqués de los dos continentes

Las acciones de Vivendi se cerraron ayer con ganancias del 4,1% en París mientras que las de GE sumaban una ganancia de 36 céntimos en la Bolsa de Nueva York al cierre de esta edición. A pesar de los retos que la fusión supone para NBC, sobre todo en el volátil negocio del cine, en el que no tiene experiencia, los analistas han venido creyendo que ésta era la mejor

opción para ambas empresas y sobre todo refuerza a NBC. 'Este acuerdo reforzará el balance de GE', decía ayer Jeff Sprague de Smith Barney en Nueva York. GE se compromete según este preacuerdo a emitir acciones al mercado. Ayer se calculaba que pudieran ser hasta 4.000 millones de dólares.

Sin problemas de competencia a la vista

No se prevén problemas de competencia. Eso es lo que dicen los ejecutivos de Vivendi y de NBC aunque queda que lo digan tanto las autoridades de EE UU como las europeas. El propio Jean-René Fourtou, presidente de Vivendi, señalaba ayer que no veía por qué iba a haber problemas de competencia y señaló que la mayor parte del trabajo en este sentido habría que hacerlo con Washington. 'En cualquier caso tengo confianza en que no va a haber complicaciones', dijo. En EE UU, sin embargo, ayer no se hacía más que recordar las malas relaciones que GE tiene con Bruselas a partir de la negativa del departamento de Mario Monti de autorizar su fusión con Honeywell.