Distribución

La participada de El Corte Inglés en Estados Unidos entra en beneficios

El pasado febrero Gottschalks puso en marcha un plan de choque. Con el nombre de plan estratégico en cinco puntos, la cadena de distribución se centró en el fortalecimiento del negocio y en la mejora de la productividad y de la última línea de la cuenta de resultados. Y ha funcionado. Seis meses después, la compañía estadounidense ha hecho públicos los frutos en los resultados de su segundo trimestre fiscal, cerrado el 2 de agosto. Los números rojos se han convertido en negros, con un beneficio de 25.000 dólares.

Estas noticias se trasladan directamente al socio español de Gottschalks, El Corte Inglés, titular del 15,8% de la compañía a través de su filial Harris. La compañía que preside Isidoro Álvarez mantiene esta participación desde agosto de 1998, cuando renunció a su estrategia de intentar rentabilizar en solitario una cadena de distribución en Estados Unidos y prefirió integrarse en un grupo mayor. Vendió Harris a Gottschalks y a cambio, recibió 2,096 millones de títulos, valorados en esos momentos en 17,95 millones de dólares.

Pero el líder de la distribución española no es sólo accionista de Gottschalks. También, como parte de la transacción, El Corte Inglés recibió bonos subordinados a cinco años por valor de 22,2 millones de dólares a un tipo de interés fijo del 8%. Y el lustro se cumplió el pasado día 20. En lugar de poner fin a la deuda, El Corte Inglés ha decidido prorrogar el préstamo por tres años, puesto que Gottschalks cuenta con una línea de crédito que le impide repagar este pasivo, según consta en la documentación enviada a la Comisión de la Bolsa de EE UU (la SEC, por sus siglas en inglés).

Aunque El Corte Inglés renunció a la gestión y su inversión americana es relativamente poco representativa para sus cuentas y estrategia, sí mantiene vínculos estrechos con Gottschalks. Como primer accionistas individual de la cadena, tiene derecho a nombrar 2 de los 11 consejeros de la empresa y ha firmado un acuerdo de accionistas que le permite ajustar el número de administradores a las variaciones en su participación. Si su porcentaje en Gottschalks se eleva por encima del 30% podrá designar un consejero más, claro que se quedará sólo con uno o ninguno si reduce su participación por debajo del 10% o del 5%, respectivamente.

Desde camisas a joyas en 64 tiendas

La participada de El Corte Inglés ha circunscrito su ámbito de influencia al oeste del país, zona en la que concentra los 64 establecimientos generalistas que tiene y sus 11 tiendas especializadas. California es el Estado donde Gottschalks tiene más presencia, seguido de Washington y Alaska.

En sus tiendas los clientes pueden encontrar todo tipo de ropa y zapatería para hombres, mujeres y niños, así como cosméticos, joyería, artículos para el hogar y muebles.

La presencia de El Corte Inglés en EE UU no deja de suponer un caso aislado en una empresa cuya estrategia se ha basado siempre en el crecimiento nacional. De hecho, la inversión en Gottschalks supone una de las dos únicas posesiones relevantes de la empresa en el extranjero. La presencia de El Corte Inglés en EE UU, sin embargo, no pasará por ahora de ahí, puesto que ha firmado un acuerdo de no competencia con Gottschalks.