Pensiones

Los partidos renuncian a reformar las pensiones en profundidad

No pudo ser. Después de más de dos años de trabajos, la Comisión parlamentaria para la renovación del Pacto de Toledo sobre las pensiones, que data de 1995, tiene previsto cerrar un acuerdo de mínimos que no abordará las reformas profundas del sistema de Seguridad Social.

La cercanía de las elecciones generales de marzo de 2004 y la polémica suscitada por la propuesta de pasar a utilizar toda la vida laboral cotizada (en lugar de los últimos 15 años actuales) para calcular la cuantía de la pensión, han hecho que todos los partidos renuncien a esta última iniciativa, que, sin embargo, se presentó en un principio como la única que preservaría la situación financiera del sistema.

La diputada socialista en esta comisión, Isabel López i Chamosa, declaró ayer a Efe que lo más probable es que el texto final -que los grupos intentarán cerrar en la primera quincena de septiembre- 'impulse' la recomendación de que la pensión refleje progresivamente el esfuerzo de cotización de los trabajadores a lo largo de toda su vida laboral, pero sin establecer 'plazos ni tiempos concretos'.

Esto supondría calcar la recomendación número nueve del Pacto de Toledo de 1995, sin avanzar más allá, que es lo que, a propuesta del PP, y en un principio se habían propuesto todos los grupos parlamentarios.

Para el portavoz del PP en la comisión, Tomás Burgos, hay que 'seguir avanzando en esa dirección' y que esa ampliación del periodo de cálculo se haga con el consenso de los agentes sociales. Algo que de momento también parece imposible. Inmaculada Riera, de CiU, opinó que 'se trata de un tema muy delicado y estratégico que requiere mucho rigor, información e implicación de los agentes sociales'.

Temas pendientes de acuerdo

La diputada de CiU en la Comisión del Pacto de Toledo considera que aunque el nuevo texto no afronte la ampliación del periodo cotizado para calcular la pensión, 'no significa que la reedición de este acuerdo pierda valor'.

Hasta ahora se han cerrado algunos puntos con acuerdo, pero sólo los referidos a luchar contra las prejubilaciones (también de forma genérica, sin citar medidas concretas) y sobre la necesidad de separar cuanto antes las fuentes de financiación de la Seguridad Social.

Entre el resto de asuntos pendientes de cerrar en septiembre está la de mejorar las pensiones mínimas de jubilación, orfandad, viudedad y las del extinguido SOVI. PSOE y CiU coinciden en que hay que mejorar sus pensiones de viudedad, pero no están de acuerdo en hacerlo, como propone el PP, por la vía del aumento de la base reguladora. CiU planteará la descentralización de la Seguridad Social y el PSOE defenderá que las parejas de hecho reciban pensión de viudedad.