Bolsa de Madrid

El Ibex cierra una semana con el ruido de fondo de los máximos

El Ibex rompió ayer la secuencia de máximos con un retroceso al cierre del 0,12%. Con esta diferencia, el resultado semanal queda en una ganancia acumulada de sólo el 1,34%. El principal índice del mercado español queda un poco más lejos, en positivo claro, del nivel psicológico de los 7.000 puntos, ese que ha perdurado durante los tres últimos meses, ni hacia arriba ni hacia abajo, para desesperación de propios y extraños por lo que ha significado de aburrimiento. Abrirá el lunes en los 7.205,9.

El protagonismo por valores ha recaído de nuevo en los líderes del mercado. En los últimos cinco días Telefónica, BBVA y Repsol han aportado 67,1 puntos de los 95,6 que ha ganado el Ibex. Iberdrola sigue a continuación con una aportación de 10,1 puntos. Hay diferencias notables respecto a ciclos anteriores. Los expertos destacan, por ejemplo, la disociación en términos de evolución de los dos grandes bancos. Se ha producido una traslación de fondos desde el Santander al BBVA. Antes fue el primer banco el que acaparó la mayor entrada de dinero. Banco Santander ha restado en el periodo 9,31 puntos al Ibex.

Conforme pasa el tiempo, la percepción sobre el estado de salud de la economía de Estados Unidos mejora. Ha sido este fenómeno el que ha impulsado los mercados. El resto lo ha hecho, como siempre, el contagio. Se explica, de este modo, que las malas referencias económicas en la zona euro en términos de actividad económica, ya con las principales economías abocadas a la recesión, hayan pasado inadvertidas. Manda, como siempre, Wall Street.

Fundamentos económicos

Los inversores han seguido muy atentos la publicación de datos sobre la economía de Estados Unidos, al mismo tiempo que han despreciado los relativos a la zona euro. Entre los primeros, ha sido bien valorado esta semana el índice del sector de manufacturas, para el mes de agosto, de la Reserva Federal de Filadelfia, que experimentó una subida considerable, hasta los 22,1 puntos, desde los 8,3 puntos del mes anterior. Se trata de uno de los indicadores adelantados más seguidos por el sector. La primera reacción de los mercados fue de euforia inmediata, con el índice Dow Jones recuperándose bruscamente desde los mínimos intradía y marcando esa jornada nuevo máximo del año.

Algunos expertos resaltan, no obstante, determinados matices. Por ejemplo, el subíndice de empleo, que descendió hasta los -8,7 puntos desde los 0,8 anteriores. Es más, el subíndice de expectativas (a 6 meses) para el empleo empeoró ligeramente, hasta los 18,3 puntos desde los 21,9 puntos anteriores.

Por otra parte, el índice de indicadores económicos adelantados, del Conference Board para el mes de julio se situó justo en línea con las previsiones del consenso, con un incremento del 0,4%. El índice de indicadores coincidentes subió un 0,1%, al igual que el índice de indicadores económicos atrasados. El indicador se sitúa ahora en su nivel más favorable desde el comienzo de la recesión hace más de dos años.

Habla la Reserva Federal

Otro de los asuntos más seguidos en los últimos días ha sido el escenario proyectado por diferentes miembros de la Reserva Federal de Estados Unidos. Parry, que fue el único que votó por un recorte de tipos de 0,5 puntos en la última reunión del Comité de Mercados Abiertos (los tipos se mantuvieron) para asegurar la recuperación en un escenario de amenaza de deflación, acaba de señalar que 'la subida de los tipos de interés de la deuda puede amenazar la recuperación del gasto de consumo, también en el sector inmobiliario.' Añade que 'el exceso de capacidad industrial mantendrá su efecto hasta 2004'.

Por su parte, McTeer considera que 'probablemente se rectificará al alza el crecimiento estimado del segundo trimestre, debido a la revisión positiva de las ventas al por menor y a la baja del déficit comercial'. Se espera un crecimiento de entre el 3,5% y el 4% para el tercer trimestre, al mismo tiempo que hay coincidencia en que se mantendrán los precios estables mucho tiempo.

La fortaleza del dólar como estímulo comprador

La pérdida progresiva de posiciones del euro respecto al dólar en los últimos días ha actuado como acicate comprador en las Bolsas europeas, principalmente en aquellas con marcado carácter exportador como la alemana. Al cierre de las operaciones bursátiles de ayer los operadores observaron cómo el euro era incapaz de demostrar resistencia respecto al dólar y enfilaba la recta final de la semana en una cota peor de lo esperado por los expertos.

El dólar fijó ayer intradía un nuevo máximo de los últimos 4 meses de 1,084 unidades por cada euro, su precio más alto desde mediados del pasado mes de abril. De esta manera, la divisa estadounidense acumula una revalorización semanal superior al 3%, la mayor de los últimos dos años y medio en ese periodo de tiempo.

Los analistas destacan que la divisa estadounidense se ha visto beneficiada en las últimas jornadas por el repunte bursátil. Ayer mantuvo una tendencia sin grandes cambios en el periodo de coincidencia operativa de las Bolsas europeas y estadounidenses, con la renta variable en positivo en la media jornada de Wall Street y la divisa de la eurozona sin capacidad de resistirse al dólar.

Determinados especialistas en el análisis técnico, que con frecuencia es el más recurrente en este mercado, señalaban que el euro ha perdido gas en los últimos días, con ruptura de soporte y entrada en caída libre. Los más agoreros constatan ciertas apuestas más o menos firmes en el nivel de 1 por 1 español. Se trata, con todo, de una apuesta muy arriesgada y sin consistencia fruto de la especulación más desaforada.