æscaron;ltima

Los ingenieros españoles de Nokia se independizan

Juan Melero (Valladolid, 1971) ha estado al frente del área de I+D de rendimiento de redes de Nokia hasta el pasado mes de julio. A su cargo tenía 100 personas distribuidas en ocho países. Ninguna sombra restaba esplendor a su futuro profesional, precedido de una meteórica trayectoria que le había llevado a trabajar, además de en Finlandia, en Reino Unido, Austria y Estados Unidos.

Pero colgó la bata y convenció a la mayoría de los ingenieros españoles que trabajaban en la compañía para que le siguieran a Málaga, donde acaba de fundar, junto a cinco socios, Tartesos Technologies (Tartec), una pequeña tecnológica con vocación de convertirse en líder mundial en optimización de redes de telefonía móvil, consultoría e investigación de 'funcionalidades futuras' de los equipos de tercera generación.

¿Por qué un ingeniero de 32 años abandona un puesto de responsabilidad en una compañía del volumen de Nokia para empezar de cero? Cuando Melero tomó esta decisión el grupo escandinavo acababa de cerrar parte de sus centros de I+D en el mundo, entre ellos el de Málaga, en cuya fundación había colaborado activamente tres años antes. 'Entonces vi que mi carrera ya no tendría proyección en España, pero, sobre todo, me di cuenta de que tenía una oportunidad interesante para arrancar un proyecto nuevo y propio en un entorno internacional, pero en mi ciudad'.

En su aventura han acompañado a Juan Melero ingenieros españoles de Nokia que trabajaban en China, Dinamarca, Helsinki, además de los del extinto centro de I+D de Málaga, de los que al menos 15 tenían ofertas firmes para continuar en la compañía 'pero han visto en Tartec un proyecto ambicioso, con proyección internacional que se puede hacer desde Málaga'.

Melero asegura que se fue de Nokia 'sin nada', pero un mes después de fundar la nueva empresa ha convertido su antigua compañía en su primer cliente, tras cerrar contratos valorados en dos millones de euros para ejecutar en los próximos seis meses en Estados Unidos y Finlandia.

Esta circunstancia ha permitido a Tartec dar respuesta a su vocación internacional desde el primer día de actividad. Cuenta con una filial en Estados Unidos y 13 ingenieros que ejecutan trabajos contratados a Nokia en Seattle, Miami, Atlanta y Boston. 'Nokia ha sido una buena plataforma de lanzamiento, pero debemos abrirnos a otras compañías para tener proyección en el mercado americano'.

Tartec se ha puesto en marcha con 720.000 euros y espera tener beneficios en su primer ejercicio.