Directivos

Del Rivero se convierte en el mayor accionista de Sacyr Vallehermoso

El vicepresidente primero de Sacyr Vallehermoso (SyV), Luis del Rivero, se ha convertido en el primer accionista del grupo al controlar un paquete del 13,4% del capital. De este modo supera por primera vez el total de derechos políticos del presidente, José Manuel Loureda, que declara una participación directa del 11,19%, y que ha mantenido esa condición de primer socio individual prácticamente desde la fundación de Sacyr en 1986.

Del Rivero, que cuando se constituyó el nuevo grupo fusionado controlaba el 8,76% del capital, se ha hecho con ese paquete adicional del 4,6% a través de la sociedad Rimefor Milenio Nuevo, de la que posee a su vez el 62% de las acciones. Es decir, Del Rivero controla los derechos políticos de ese 13,4% del capital de Sacyr Vallehermoso, aunque sus derechos económicos efectivos se reducen al 10,3%, que es el porcentaje que había declarado el vicepresidente a la CNMV hace pocas semanas. Esos derechos económicos son inferiores a los de Loureda, según matiza el propio Del Rivero, que ha declinado desvelar la identidad de su socio o socios en la firma Rimefor Milenio Nuevo.

El coste de adquisición de ese 4,6% para esta sociedad tenedora de acciones, según la cotización registrada a lo largo del verano, ronda los 114 millones. El valor actual del paquete del 13,4% controlado por Del Rivero asciende a 327 millones.

SACYR 2,03 1,40%

También ha elevado recientemente su participación en SyV otro de los fundadores de Sacyr, Manuel Manrique, que ya posee el 6,43%, frente al 5,82% declarado en el momento de la constitución del nuevo grupo.

También en las últimas fechas, Caixa Galicia, socio de SyV en la compra de la Empresa Nacional de Autopistas, se ha incorporado al grupo constructor e inmobiliario con el 1,5% del capital.

Fuentes del mercado hacen una doble interpretación de estos movimientos. Por un lado, el núcleo de accionistas de Sacyr, previsiblemente junto al promotor Fernando Martín, tratarían de controlar más capital para evitar hipotéticas operaciones hostiles. Por otro, el movimiento de Luis del Rivero supondría un anticipo del mayor protagonismo que en el futuro tendrá el vicepresidente dentro del grupo. Más aún, esas fuentes avanzan que existiría un pacto con Loureda por el que éste cedería a Del Rivero el sillón presidencial a medio plazo, posiblemente dentro de dos años.

Vía libre a ENA

Por otra lado, el Servicio de Defensa de la Competencia (SDC) ha dado vía libre a la compra de ENA por Sacyr y varios socios financieros, tal y como era previsible. El organismo asegura que la integración de esta empresa en el grupo Sacyr Vallehermoso no obstaculiza 'el mantenimiento de una competencia efectiva' en el sector de concesión de la explotación de autopistas de peaje. En el texto, el SDC argumenta la decisión tomada en julio de no remitir al Tribunal de Defensa de la Competencia y, por lo tanto, aprueba la operación.

Historia de un protagonismo creciente

El vicepresidente ejecutivo de Sacyr Vallehermoso, Luis del Rivero, fue ganando protagonismo de forma discreta pero constante cuando era uno de los socios propietarios y ejecutivos de la antigua Sacyr.

En los últimos tiempos, sin embargo, se puede incluso decir que su peso dentro del grupo y su repercusión pública ha crecido de forma casi exponencial. Es como si el ya primer accionista de SyV hubiera caído en la cuenta que este es su momento.

En los noventa, Del Rivero pasó de ser el consejero delegado de Sacyr, una discreta y rentable constructora fundada por varios ingenieros que se centraba en sacarle el máximo jugo a las obras, a vicepresidente primero. Sacyr acumulaba mucha liquidez y empieza a apuntar alto. Intenta el asalto a Dragados, fracasado en tres ocasiones. Entra en Iberpistas y poco después, junto a esta concesionaria, compra Autopista Vasco Aragonesa por cerca de 700 millones. Del Rivero se destapa como el motor de esas ambiciones de crecimiento y, a través de su nutrida agenda de contactos, el multimillonario Juan Abelló, compañero en la directiva del Real Madrid, aterriza en el capital de Sacyr como tercer socio. La rentable y discreta constructora salta al estrellato al comprar al SCH un paquete del 24% de Vallehermoso que le da el control de la primera inmobiliaria del país. Después vino la fusión y la sorpresiva compra de ENA con una oferta agresiva.

Del Rivero ve cumplidos sus objetivos de colocar Sacyr entre los seis grandes grupos constructores e inmobiliarios del país.

Sin embargo, desde que se gesta la fusión, se autodescarta como candidato a presidir el grupo. Poco después, José María Cuevas y Emilio Novela abandonan Vallehermoso y Sacyr anuncia que Del Rivero será consejero delegado.

Finalmente, con ENA en el bolsillo, alcanza la vicepresidencia primera y pocas semanas después se convierte en el primer accionista.