Estudio

Uno de cada cinco suicidios obedece a una situación de acoso laboral

Uno de cada cinco suicidios consumados obedece a una situación de acoso psicológico en el trabajo o mobbing que afecta a uno de cada seis trabajadores, aunque el 70% de ellos no sabe que lo padece, según Iñaki Piñuel, autor del primer libro de autoayuda para víctimas de este tipo de acoso. Piñuel considera que el 5% de las víctimas de este tipo de acoso, que define como la 'epidemia organizativa del siglo XXI', piensa a diario en quitarse la vida.

Para diagnosticar mobbing hace falta que existan conductas de acoso psicológico en el lugar de trabajo, como agredir verbalmente, humillar, criticar, lanzar falsas acusaciones o dejar sin hacer nada al trabajador, entre otras conductas que sean continuadas en el tiempo, al menos seis meses, y frecuentes, cada semana.

Piñuel ha explicado que el 15% de la población activa padece mobbing en España, más de 2,3 millones de trabajadores, la mayoría de ellos no sabe que son víctimas de esta situación y 'trivializan' el maltrato que padecen 'como algo que va en el sueldo'.

Dolores e irritabilidad

Las consecuencias más comunes de una situación de acoso psicológico en el trabajo son que el afectado empieza a dormir mal, tiene dolores de cabeza, espalda, dolores musculares y articulares, alteraciones en sus relaciones personales e irritabilidad que interfiere en su relación de pareja.

Según Piñuel, si el acoso no se controla a tiempo, puede acabar en trastornos de ansiedad generalizado, depresión, ataques de pánico e incluso sensación de muerte inminente o cardiopatías.

Uno de los perfiles más comunes de los agresores es el llamado psicópata organizacional, gente normal, 'que puede resultar encantadora pero que no tiene ni conciencia moral ni ética'.

Otro perfil característico de la persona que emplea el acoso psicológico en el trabajo es el narcisista, que elimina de su alrededor a todo aquel que le pueda hacer sombra 'e intenta rodearse de personas mediocres y sumisas'.