Previsiones

Kone prevé duplicar sus ventas en España para 2006, hasta 200 millones

El director general del grupo industrial finlandés Kone en España, Sergio Neira, asegura que en los últimos tres años la cifra de negocio de la filial 'se ha triplicado y alcanzará los 100 millones de euros este ejercicio'. Ello se debe al auge de la demanda de los ascensores sin cuarto de máquinas, que, entre otras ventajas frente a los convencionales, consiguen reducir a la mitad el consumo energético y rebajan las emisiones de ruido por debajo del umbral de contaminación sonora.

Kone ha hecho de este invento su producto estrella desde marzo de 1996 y ha instalado más de 50.000 elevadores en todo el mundo con el llamado sistema Ecodisc, un motor axial de imanes permanentes que se instala en el hueco del ascensor, por lo que deja libre el tradicional cuarto de máquinas del último piso.

Neira afirma que en España 'hay 5.000 ascensores con el sistema Ecodisc en funcionamiento y tenemos otros 3.000 pendientes de instalación este año'. Entre los principales motivos de este tirón de la demanda señala el avance de las reclamaciones vecinales para que se insonoricen los cuartos de máquinas de los ascensores y, sobre todo, de la rehabilitación de edificios en los cascos urbanos.

De ahí que el director general de la filial se atreva a decir: 'En los próximos tres años volveremos a duplicar nuestro volumen de facturación. He prometido a mi equipo directivo que si no se cumplen los objetivos, me retiro'. Entre ellos cita, además, conseguir un resultado bruto de explotación del 15% para 2006.

De la filial española dependen 600 empleados, a pesar de que el mantenimiento de este motor se reduce considerablemente y no necesita ser engrasado periódicamente. Sergio Neira explica que el evidente ahorro en espacio y energía 'no implica un ahorro en personal, porque nuestros operarios necesitan una capacitación técnica mayor'.

En pugna con Thyssen

El fabricante finlandés, cuyo capital controlan la familia Herlin (40%), Toshiba Elevator (20%) y Building Corp. (19,9%), se considera en su sector el cuarto en importancia por volumen de facturación, que el año pasado ascendió a 2.970 millones. Sin embargo, su posición en el mercado podría haber variado a raíz de la compra en julio del año pasado de su participada Partek, una empresa finlandesa de handling, y superar así a su rival inmediato, la división de ascensores del alemán ThyssenKrupp. Este fabricante junto con Otis y Shindler son los líderes mundiales.

El beneficio neto de Kone tras la fusión alcanzó 157,1 millones de euros, sobre una facturación consolidada de 4.342 millones de euros. De esta manera, la plantilla de 23.000 empleados de Kone antes de la fusión, se sitúa ahora en torno a los 36.000 trabajadores.

Sólo el 20% de sus clientes son particulares

En los edificios de viviendas en España, Kone tiene aún muy escasa presencia. Sergio Neira reconoce que el sector residencial supone actualmente 'sólo el 20% de nuestro negocio'. El encarecimiento en el precio del ascensor parece el principal obstáculo.

La directora de nuevas instalaciones de Kone en España, Antonia Guillén, afirma que, desde que se fundó la filial en 1990, sus clientes son, 'fundamentalmente, la Administración y las empresas para sus edificios de oficinas'.

La preocupación medioambiental es un factor clave a la hora de la elección. Entre su últimos clientes, destacan Sanitas (para su sede social en Madrid), AC Hoteles, Bougueys Inmobiliaria, Repsol (para su sede en la madrileña localidad de Tres Cantos) y los centros comerciales madrileños de Mills Corp. (Xanadú), Neinver (Nasica) y del distribuidor sueco de muebles Ikea.